El Universal/GDA. 15 mayo
Alexitimia significa “sin palabras para los sentimientos”, este término fue propuesto alrededor de 1970 para referir a pacientes con dificultades psicosomáticas. Foto de archivo con fines ilustrativos
Alexitimia significa “sin palabras para los sentimientos”, este término fue propuesto alrededor de 1970 para referir a pacientes con dificultades psicosomáticas. Foto de archivo con fines ilustrativos

Ciudad de México. Sentir tristeza, enojo, alegría o miedo, y expresarlos, puede resultar normal para cualquier persona. Sin embargo, alrededor de 10% de la población mundial tiene dificultades para identificar y manifestar sus emociones.

Este trastorno se conoce como alexitimia, y quien lo padece tiene problemas para describir sus sentimientos y distinguir las sensaciones corporales o estados físicos, explicó Jazmín Ramírez, académica de la Facultad de Psicología (FP) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Alexitimia significa “sin palabras para los sentimientos”, este término fue propuesto alrededor de 1970 para referir a pacientes con dificultades psicosomáticas.

Aunque no se sabe cuál es su origen, se considera que esta conducta se debe a un constructor psicológico de los estados de ánimo. Algunos piensan que es de tipo biológico, que las estructuras cerebrales relacionadas con el procesamiento emocional no se desarrollaron de manera adecuada, o bien, que es consecuencia de otro trastorno psicológico-psiquiátrico.

Puede ser adquirida, es decir, que si una persona sufre un daño cerebral en las áreas relacionadas con las emociones es susceptible de tener dificultades para reconocer sus propios sentimientos y, en algunos casos, los de los demás.

Se ha tratado de determinar si la enfermedad podría tener dos dimensiones: una cognitiva y otra afectiva.

El primer caso se caracteriza porque los pacientes tienen problemas para identificar, verbalizar y analizar los sentimientos; mientras que en la segunda se les complica comprender la expresión e imaginación de las emociones, concluyó la especialista Jazmín Ramírez. El Universal/México/GDA