El movimiento e independencia fue más rápido en niños que nacieron en los meses más fríos

 11 septiembre, 2014
Fabiola Mora, auxiliar de enfermería del Hospital de Guápiles, recibió a un bebé el 20 de agosto. | ALBERT MARÍN
Fabiola Mora, auxiliar de enfermería del Hospital de Guápiles, recibió a un bebé el 20 de agosto. | ALBERT MARÍN

Los bebés nacidos en invierno tienen un más rápido desarrollo motriz que los nacidos en verano, según una investigación realizada en la Universidad de Haifa, en el norte de Israel.

El estudio, llevado a cabo con medio centenar de bebés nacidos en Israel en uno y otro período, revela la existencia de un factor estacional en el desarrollo de los bebés durante su primer año de vida.

Los resultados apuntan a que los bebés nacidos en los meses más fríos comenzaron a arrastrase un mes antes que los nacidos durante la época de verano.

Dirigido por la doctora Osnat Atun-Einy, del Departamento de Terapia Física, y otros tres expertos del Departamento de Asesoramiento y Desarrollo Humano, la investigación incluyó una muestra de 47 bebés, 16 nacidos en el período definido como "verano " y 31 en " invierno-primavera".

La observación del desarrollo motriz en ambos grupos se hizo en sus propias casas a los siete meses de vida, en un proceso de visitas por parte los expertos durante el cual los padres también filmaron la evolución de sus hijos.

El análisis de desarrollo se hizo bajo los parámetros de la Escala Motriz del Infante de Alberta (AIMS) , que sirve para la evaluación del desarrollo motor en los niños.

El resultado fue que los bebés nacidos en invierno empezaron a arrastrarse a las 30 semanas de vida, en tanto que los del verano lo hicieron a las 35 semanas, sin que se registrase ninguna diferencia entre varones y mujeres.

En otros indicadores de la escala las diferencias entre ambos grupos fue menor, pero el resultado general fue favorable a los nacidos en invierno.

Etiquetado como: