Medio Ambiente

Voluntarios limpiaron lago de La Sabana y esto fue lo que encontraron

Aprovecharon que el lago se secó durante el verano para extraer basura y algas que se han acumulado ahí durante años; también rescataron animales

Más de 500 bolsas con cucharas, tenedores y vasos plásticos que alguna vez utilizaron los visitantes de La Sabana para comer a orillas del lago, fueron recogidas durante cuatro jornadas de limpieza realizadas este mes por un grupo de voluntarios.

Para ser exactos, se llenaron 515 bolsas en las cuales también iban botellas de vidrio quebradas y hasta zapatos tirados ahí por la gente que quedaron bajo los lirios que han invadido el lago, el cual se seca durante la temporada de verano.

La cuarta limpieza del mes se hizo el jueves 21 de abril por iniciativa de la Concesionaria Ruta 27, con participación de otros voluntarios y de personal de la Compañía Grupo J, interesados en sensibilizar a la población sobre la importancia de rescatar espacios públicos como La Sabana y su lago.

En las dos primeras jornadas de limpieza se llenaron 250 bolsas con desechos extraídos del lago. En la tercera, otras 110 bolsas y el jueves 155. Además, se rescataron varias tortugas.

“Esperamos que cuando lago se vuelva a llenar de agua gracias a la entrada del invierno, vuelva a recibir a las aves migratorias y otros animales sin el problema de tanta contaminación”, dijo Daniel Chinchilla, de Ruta 27.

Uno de los voluntarios, Hugo Castro Cascante, adulto mayor vecino de barrio México, en San José, contó que apenas supo de la actividad decidió participar porque se declara un amante de la naturaleza.

“El lago es el corazón de La Sabana. Hemos sacado mucha basura, plástico y vidrio. Si vuelven a organizar otra limpieza, me vuelvo a apuntar”, prometió Castro bien protegido con una gorra contra el fuerte sol de la mañana del jueves.

Según la Concesionaria, a estos desechos se les da tratamiento.

La Sabana es considerado el pulmón de la capital con sus 72 hectáreas de extensión. Ahí los visitantes encuentran espacios para jugar fútbol, zonas verdes, senderos y, por supuesto, su famoso lago. Este sitio tiene basureros pero hay quienes prefieren dejar la basura tirada.

Antes de la pandemia, el Instituto Costarricense del Deporte (Icoder), administrador del sitio, calculaba que solo los fines de semana visitaban este lugar unas 10.000 personas, en promedio.

Según un relato de La Nación, del 2011, la historia de La Sabana comenzó en 1783, cuando el terreno que hoy ocupa el nuevo Estadio Nacional fue donado a los vecinos del Llano de Mata Redonda por un benefactor del naciente pueblo de San José de la Boca del Monte, hoy, la capital de Costa Rica.

Allí residieron el antiguo Estadio Nacional y el aeropuerto internacional. También fue escenario de acontecimientos históricos como la visita del piloto estadounidense Charles Lindbergh en 1928, la misa del papa Juan Pablo II en 1983 y la toma de posesión, en el 2010, de Laura Chinchilla, la primera mujer que accedió a la Presidencia de Costa Rica.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.