Lucía Astorga. 24 octubre, 2018
La requisa de un vehículo en el sector de Moín, en Limón, permitió que oficiales de la Fuerza Pública hallaran a una de las tortugas verdes en la cajuela del automóvil. Foto: Ministerio de Seguridad Pública

Volteadas y amarradas de sus aletas, así transportaba un hombre de manera ilegal a dos tortugas verdes con la presunta finalidad de destazarlas, según informó este miércoles el Ministerio de Seguridad Pública (MSP).

La tortuga verde, cuyo nombre científico es Chelonia mydas, se encuentra en la lista roja de especies en peligro de extinción que elabora la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés). Su período de desove en el litoral limonense se extiende desde julio hasta octubre.

El hallazgo se registró a las 2:20 de la madrugada en Moín, provincia de Limón. Ocurrió cuando oficiales de la Fuerza Pública realizaban un patrullaje en la zona y notaron un vehículo sospechoso que no portaba los permisos de circulación, por lo que decidieron abordarlo.

La otra tortuga era transportada en el asiento trasero del vehículo, que circulaba sin los permisos de ley, lo que llamó la atención de los oficiales y motivó que lo abordaran, acto que permitió el descubrimiento. Foto: Ministerio de Seguridad Pública

Una vez que los policías inspeccionaron el automóvil, conducido por un sujeto de apellido Membreño, se descubrió una de las tortugas dentro de la cajuela y la otra en los asientos traseros del carro; ambas se encontraban con vida.

Tras el hallazgo, los oficiales comunicaron la situación a la Estación de Guardacostas de Moín, cuyo personal se encargó de coordinar las acciones necesarias para remitir los reptiles hasta el Proyecto de Conservación de Tortugas Marinas que posee la empresa APM Terminals en Moín.

“Allí fueron revisadas y custodiadas hasta que los funcionarios de esa empresa coordinaran con el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) para proceder a la liberación de las tortugas”, informó Seguridad Pública en un comunicado de prensa.

El hombre que conducía el vehículo fue aprehendido y remitido a la orden de la Fiscalía de Limón, “donde podría ser acusado de violentar diversas normas que protegen las tortugas marinas”.

Ambos reptiles fueron volteados y amarrados de sus aletas. Foto: Ministerio de Seguridad Pública

Según las autoridades, esta especie es cazada en las costas caribeñas de nuestro país para extraerle los huevos y la carne, “práctica que es absolutamente ilegal, pues esta especie se encuentra protegida por cuerpos jurídicos como la Ley de Protección, Conservación y Recuperación de las Poblaciones de Tortugas Marinas”.

El MSP recordó a la ciudadanía que el artículo 6 de la normativa establece penas de prisión entre uno y tres años para quien mate, cace, capture, destace, trasiegue o comercie tortugas marinas.

A su vez, fija sanciones de prisión por un plazo de tres meses y hasta dos años, para quien retenga con fines comerciales tortugas marinas, o comercie productos o subproductos de estas especies.