Lucía Astorga. 21 agosto
El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) busca generar mayores recursos para invertir en el mantenimiento y la innovación que permitan mejorar la competitividad de los parques nacionales y las áreas de conservación. Fotografía: Marvin Caravaca/Archivo
El Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) busca generar mayores recursos para invertir en el mantenimiento y la innovación que permitan mejorar la competitividad de los parques nacionales y las áreas de conservación. Fotografía: Marvin Caravaca/Archivo

Mejorar la administración del capital económico que producen actualmente los 28 parques nacionales del país, podría ser la solución para generar nuevos recursos financieros, que se puedan reinvertir en estos espacios y en las áreas de conservación, con la idea de hacerlos más competitivos.

“El Sinac cuenta en este momento con presupuestos reducidos que no nos permiten generar las infraestructuras y las inversiones necesarios en los parques nacionales y áreas de conservación. En ese sentido, necesitamos uno o varios aliados financieros, y generar mecanismos donde nosotros podamos ampliar nuestro actual fondo de recursos”, señaló Grettel Vega, directora ejecutiva del Sinac.

Es por esta situación que el ente rector, firmó un convenio marco con el Banco Nacional, para producir propuestas, que logren poner en orden las finanzas de la institución, encargada de velar por los parques nacionales y las áreas de conservación, y brindarle un modelo integrado de servicios bancarios y financieros.

“Vamos a iniciar una serie de estudios y trabajos para determinar diferentes mecanismos, por ejemplo un fideicomiso o generación de bonos, para generar más recursos económicos. Es darle un carácter más financiero al manejo administrativo del Sinac”, agregó.

El acuerdo fue presentado en el marco de las celebraciones del Día de los Parques Nacionales, que tendrá lugar el próximo 24 de agosto en el país. Durante ese día, todas las personas que quieran visitar cualquiera de estas 28 locaciones, pueden hacerlo de manera gratuita.

Juan Carlos Corrales, gerente del Banco Nacional (centro) sostiene el acuerdo suscrito con Grettel Vega del Sinac (derecha), para mejorar la operación financiera de la entidad. Les acompañan Pamela Castillo, viceministra del Minae, Guillermo Zúñiga y Rónald Vargas. Foto: Carlos González
Juan Carlos Corrales, gerente del Banco Nacional (centro) sostiene el acuerdo suscrito con Grettel Vega del Sinac (derecha), para mejorar la operación financiera de la entidad. Les acompañan Pamela Castillo, viceministra del Minae, Guillermo Zúñiga y Rónald Vargas. Foto: Carlos González

Uno de los problemas que actualmente enfrenta el Sinac, es la millonaria deuda que acumula desde hace décadas por terrenos que no han sido pagados a sus anteriores propietarios. Se trata de unas 57 mil hectáreas, por las cuales el Estado debe ¢967.425.508.525.

La preocupación por cómo afrontar este abultado monto, fue uno de los catalizadores que generaron esta alianza entre ambas instituciones.

“Esto nace de una conversación que tuvimos con don Édgar Gutiérrez (exministro del Ministerio de Ambiente y Energía) sobre otra situación, y salió la problemática que hoy afronta el Estado, en el sentido de que hay tierras dentro de los parque nacionales que se adeudan", explicó Juan Carlos Corrales, gerente general del Banco Nacional.

“Con nuestra área de asesoría y finanzas, nos sentamos y vimos que era posible, a través de los ingresos que generan las entradas a los parques, primero sistematizarlo dentro de los canales electrónicos del Banco, para traer a valor presente, esos flujos futuros y generar el pago de esas tierras”, añadió.

El documento suscrito este martes por Corrales y Vega, es descrito como un punto de partida para gestar, con el tiempo, diferentes acuerdos orientados a diversos proyectos en el Sinac, que busquen el desarrollo económico local y el fortalecimiento de la entidad.

Según explicó la funcionaria, la institución que ella dirige atraviesa en este momento una necesidad de cambio administrativo y financiero, el cual estaría encaminado a un “enfoque más economista, para generar recursos y poder reinvertir en las áreas de conservación y los parques nacionales para hacerlos más competitivos”.

Otro aspecto tiene que ver con mejorar la eficiencia en el cobro de todos los servicios que brinda el Sinac a sus usuarios, por medio de plataformas tecnológicas y de servicios financieros, que logren facilitar los accesos a medios de pago existentes a efectos de potencializar el uso de estos recursos.

Además, se busca brindar una mejor sistematización de los ingresos que recibe la entidad por otros rubros, como por ejemplo las patentes municipales.

Según contó Pamela Castillo, viceministra de Recursos Naturales del Minae, en algunos casos estos depósitos no se hacen a nombre del municipio lo que dificulta identificar de donde provienen los fondos.

“Muchas veces en las cuentas dice que Juan Pérez depositó, ¿pero quién es Juan Pérez?, entonces hay que llamar a los 81 municipios para ver si era pago municipal y resulta que Juan Pérez era el mensajero, entonces este tipo de convenios, por la plataforma que tiene el Banco Nacional, nos va a permitir ser mucho más eficientes a la hora de recaudar”, explicó.

Motores de desarrollo
La comunidad de Fraijanes, en las inmediaciones del volcán Poás, ha sufrido el impacto económico por el cierre del parque nacional desde abril del 2017. Fotografía: John Durán
La comunidad de Fraijanes, en las inmediaciones del volcán Poás, ha sufrido el impacto económico por el cierre del parque nacional desde abril del 2017. Fotografía: John Durán

Castillo también destacó la importancia de que este acuerdo sea el primero de muchos con el sector financiero para “movilizar la mayor cantidad de fondos para la biodiversidad”, de tal forma que impacten de manera positiva a las comunidades aledañas a los parques y zonas de conservación.

“La idea de poder trabajar las finanzas al servicio de la biodiversidad, es también generar nuevos negocios verdes, facilitar esas herramientas alrededor de las comunidades, los parques no pueden estar aislados, nada hacemos teniendo un bloque bien conservado, si alrededor la extracción que se hace es insostenible, entonces tenemos que generar esas oportunidades”, indicó.

De acuerdo con Castillo, uno de los ejemplos más claros de la relación entre los parques nacionales y las comunidades aledañas, es el volcán Poás, el cual está cerrado para los visitantes desde abril de 2017. Situación que ha generado que muchos negocios quiebren ante la ausencia de turistas.

“No hemos sido tan eficientes en darle una valoración económica en lo que aportan al país los parques nacionales, siendo un emblema a nivel nacional, porque han generado desarrollo, sobre todo a nivel de actividad turística, pero también producen un gran valor por ser reservorios de agua, adicionalmente albergan toda la genética de alimentación del país y así sucesivamente”, manifestó.