Pescadores artesanales, organizaciones ambientalistas y estudiantes se opondrán este jueves frente a la Asamblea Legislativa

Por: Hugo Solano C. 11 marzo, 2014

Pescadores artesanales, organizaciones ambientalistas y estudiantes se manifestarán este jueves frente a la Asamblea Legislativa contra la intención de un grupo de diputados de Puntarenas para revivir la pesca de arrastre, pese a que la Sala Constitucional prohibió al Estado otorgar nuevas licencias a los barcos que pescan camarón con esas redes o renovar las las existentes.

La manifestación será a las 11 a. m. luego de que el proyecto de ley fue dictaminado en la Comisión de Asuntos Puntarenenses pese a que los magistrados de la Sala IV consideran que este sistema de pesca es dañiño contra el ecosistema.

Entre quienes más se oponen a ese proyecto están los pescadores artesanales, que constituyen mayoría en el país (unos 15.000), según el Incopesca.

Alvaro Reina, representante de los pescadores artesanales, expuso este martes en un foro realizado en la Asamblea Legislativa que los barcos con redes de arrastre han sobreexplotado el recurso y cada vez pescan menos, al mismo tiempo que dejan a la flota artesanal sin recursos.

Además del daño al lecho marino, los ambientalistas fustigan que se voten al mar gran cantidad de peces y otra fauna juvenil que queda atrapada en las redes.
Además del daño al lecho marino, los ambientalistas fustigan que se voten al mar gran cantidad de peces y otra fauna juvenil que queda atrapada en las redes.

Lo anterior porque esas embarcaciones atrapan en sus redes gran cantidad de peces juveniles, mantarrayas, anguilas, tortugas y otras especies que son lanzadas sin vida al mar luego de cada faena. Se trata de peces que mueren sin crecer ni procrearse, por lo que cada vez el golfo de Nicoya tiene menos población de peces que constituyen el sustento para los pescadores artesanales.

En el foro de este martes también expuso el diputado puntarenense Jorge Gamboa, quien indicó que se opone al proyecto porque no resuelve ningún problema. "Es simplemente autorizar el arte de pesca solo por volverlo a autorizar", dice un comunicado de prensa de la organización MarViva.

Jorge Arturo Jiménez, director de MarViva, dice que el proyecto propone el uso de dispositivos para excluir de las redes peces y tortugas cuya eficacia no está comprobada y que no mitigan el daño en el fondo marino.

Recientemente el Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca) no renovó la licencia al primer barco al que se le venció y se estima que en cuestión de cinco años, las de los otros 39 barcos de esta flota habrán expirado.