Lucía Astorga. 15 enero
Las fragatas portuguesas se caracterizan por sus colores azul y púrpura. Foto: Suministrada por la Oficina de Información de Divulgación e Información (ORI) de la UCR.
Las fragatas portuguesas se caracterizan por sus colores azul y púrpura. Foto: Suministrada por la Oficina de Información de Divulgación e Información (ORI) de la UCR.

El Ministerio de Salud aún no tomará acciones concretas por la presencia de fragatas portuguesas en las costas del Caribe del país, ya que se encuentra recabando información sobre el alcance de la situación.

Así lo dio a conocer el doctor Yayo Vicente, de la Dirección de Vigilancia de la Salud, del Ministerio de Salud, ante una consulta de La Nación.

“Estamos estudiando (la situación), porque tenemos poquísima información, para comenzar a tomar alguna medida”, expresó.

El ministerio no ha tenido aún contacto directo con el Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar) de la Universidad de Costa Rica (UCR), pese a que fueron los expertos de la casa de estudios quienes alertaron a la población sobre la presencia de estos organismos y los peligros de entrar en contacto con ellos.

Según dijo Vicente este martes, la comunicación se ha manejado a través de la Comisión Interinstitucional para el Control y la Prevención de las Mareas Rojas.

El Ministerio de Salud es parte de este órgano, el cual también cuenta con representación del Cimar, así como del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), el Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa) y la Universidad Nacional (UNA).

“(...) nosotros vimos la noticia del Cimar en sus redes sociales y también alertamos a nuestra gente localmente. Estamos alentándonos, nosotros los funcionarios, para de alguna manera conocer el alcance del hallazgo”, señaló el funcionario.

El médico indicó que el domingo recibieron los primeros reportes sobre la presencia de las fragatas portuguesas en las costas caribeñas, por medio de unas fotografías que les hicieron llegar desde Cahuita.

Hasta el momento no se reporta ninguna persona afectada por contacto con uno de estos especímenes, también se están analizando los registros del ministerio para saber si anteriormente se han dado situaciones similares.

“No tenemos datos (sobre personas afectadas anteriormente), hemos estado investigando los archivos del Ministerio, no nos han estado aportando nada parecido”, manifestó.

Riesgo puede ser mortal

Vicente se unió al llamado de los expertos del Cimar y pidió a las personas que no se acerquen a estos animales, ni los toquen, ya que las consecuencias pueden ser letales.

“Es un animal que tiene unas neurotoxinas, entonces lo que hace es paralizar a la presa, el pescado que se come, y rápidamente (en humanos) genera hasta paros cardíacos y respiratorios, eso lo hace muy peligroso”, advirtió.

De acuerdo con el médico, existen reportes en el mundo de personas que han muerto por los tóxicos que libera este complejo de organismos y que si no mata a la persona, se lleva un dolor muy importante “que va a recordar por mucho tiempo”.

Otra situación que se podría presentar, en caso de haber contacto adentro del mar, es que la persona se asuste y que su reacción pueda provocar que se ahogue.

“Es sumamente peligroso, porque es un animal muy grande (...) puede tener tentáculos de varios metros, entonces la cantidad de neurotoxinas que puede pasar es importante”, dijo.

La reacción inmediata en caso de que haya contacto, es llevar a la persona afectada directamente al centro médico.