Lucía Astorga.   28 junio
Este viernes se lanzó en el centro de San José una campaña para concientizar a la población, sobre el atropello de animales silvestres en el marco del inicio de las vacaciones de medio año. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Un manigordo y un oso hormiguero aparecieron atropellados este viernes frente al Teatro Nacional, llamando la atención de quienes transitaban por esta ocupada zona de San José.

No se trataba de verdaderos animales de carne y huesos, sino que eran réplicas de estas especies silvestres que con regularidad son atropelladas en las carreteras nacionales, principalmente en las cercanías de las áreas protegidas.

La campaña fue desarrollada por la organización Costa Rica Wildlife Foundation y la empresa automotriz Hyundai, con el objetivo de generar conciencia entre los costarricenses sobre el cuidado que se debe tener al conducir para evitar incidentes que cobren la vida de los animales.

Las réplicas fueron elaboradas por la artista Laura Astorga, a partir de materiales de reciclaje. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

El lanzamiento de la iniciativa, llamada #CuidandoLaFinca, coincide con la salida a las vacaciones de medio período de escolares y colegiales, periodo que muchas familias aprovechan para desplazarse a distintos puntos del país, lo que puede aumentar el riesgo de que se produzcan accidentes en las vías que involucren animales silvestres.

Las réplicas fueron hechas por la artista Laura Astorga a partir de material reciclado. Otras figuras similares fueron colocadas en la agencia Hyundai ubicada en la Uruca.

Manigordo en la mira
En lo que va del año se contabilizan 17 casos de atropellos que involucran manigordos. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Según explicó Jorge Rojas, médico veterinario de Costa Rica Wildlife Foundation, esta semana arrancarán también con una campaña de donaciones para financiar un proyecto de monitoreo sobre la ecología del manigordo y a partir de la información recolectada, proponer las medidas de mitigación necesarias para evitar que la vida de este mamífero se siga viendo comprometida.

“(...) el proyecto va a iniciar la otra semana en la ruta 34, desde el Parque Nacional Carara hasta Punta Uvita, con tal de monitorear los atropellos de manigordos y entender la ecología de estos animales alrededor de la carretera. Ya tenemos experiencia previa, esto lo hicimos con dantas en el Cerro de la Muerte y queremos repetir un estudio muy simular en este trayecto”, explicó Rojas.

La investigación sobre la danta o tapir, realizada específicamente sobre la carretera Interamericana Sur, donde en tan solo nueve años murieron 24 de estos mamíferos, impulsó la instalación de medidas de mitigación, generó un programa de educación y aportó datos para la conservación de esta especie amenazada.

El manigordo fue escogido para este estudio debido a que sería el felino más atropellado del país; en lo que va del año se contabilizan 17 casos a nivel nacional, de acuerdo con el veterinario.

“La afectación de esta especie particular ha sido muchísima y no hay muchos datos contundentes y concluyentes sobre su ecología. Es una especie ‘olvidada’ y una fuente de información valiosa. Los atropellos sugieren que su ecología está asociada alrededor de las carreteras, entonces, queremos evitar que se sigan viendo afectados por esta amenaza”, añadió.

Por medio del sitio web costaricawildlife.org/donate las personas podrán realizar sus donaciones para la puesta en marcha de esta investigación enfocada en el manigordo.

Especies vulnerables
Los atropellos de animales silvestres siguen ocurriendo pese a la señalización que ha sido colocada en los sitios considerados como "puntos calientes". Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

Los osos hormigueros, zorros pelones, mapaches, pizotes, armadillos y perezosos, también se encuentran entre las víctimas más comunes de estos incidentes.

Sin embargo, no son las únicas especies, en el Parque Nacional Carara se ha registrado el atropello de más de 5.600 anfibios durante un año de monitoreo de la ruta 34 (conocida como Costanera). De estos 255 fueron atropellos de ranas de ojos rojos y 2.100 ranas lechosas.

Los puntos más críticos del país, a criterio del vocero de Costa Rica Wildlife, serían la ruta 1 (entre el Parque Nacional Santa Rosa y Guanacaste), ruta 2 (entre Parque Nacional Quetzales y Tapantí), la ruta 34, la ruta 32 en el Caribe y todas las áreas protegidas, así como las zonas adyacentes.

Estos incidentes ocurren pese a que en muchas de estas vías existe señalización, advirtiendo a los conductores sobre la presencia de animales silvestres en la cercanía y la necesidad de reducir la velocidad por esos sectores específicos, como medida preventiva.

"Hay rótulos de cruce de fauna que se han colocado en distintos sectores, sin embargo la incidencia de atropellos continúa. ¿Por qué? Hay estudios que han dicho que estas señales de tránsito rápidamente pasan a ser parte del paisaje.

“Entonces, esta medida de mitigación es como un primer paso, tenemos que seguir en los esfuerzos para proponer otras acciones, como cámaras de seguridad que monitoreen la velocidad de los conductores, reductores de velocidad y mallas alrededor de las carreteras para disminuir la incidencia de atropellos, entre otros”, explicó.

¿Qué hacer si nos topamos un animal en la vía? Los expertos en vida silvestre dan las siguientes recomendaciones: antes de “pegarse al freno”, asegúrese de que el carro de atrás tenga suficiente espacio para reaccionar y así evitar un accidente. Luego encienda las luces de emergencia y espere a que termine de cruzar la carretera.