Irene Rodríguez. 24 agosto
Esta es la segunda jornada de tres que se realizan durante este año. Después de esta jornada, solo restan sembrar 77 árboles para alcanzar la meta de 5.000 nuevos árboles sembrados en este parque metropolitano. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo
Esta es la segunda jornada de tres que se realizan durante este año. Después de esta jornada, solo restan sembrar 77 árboles para alcanzar la meta de 5.000 nuevos árboles sembrados en este parque metropolitano. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo

Más de 200 personas de diferentes edades pusieron manos a la obra para llenar al parque metropolitano La Sabana de árboles. La mañana de este sábado se sembraron 84 árboles, todos de especies autóctonas costarricenses.

Dentro de las especies sembradas destacan Cocobolo, Targuá, Papaturro, Guanacaste y Güitite. El árbol más sobresaliente de esta jornada fue el Guayacan Real.

“El Guayacan Real es un extraordinario árbol que se ha convertido en el símbolo de la resistencia en contra de la extinción de las especies forestales en Costa Rica. Es un árbol de forma y flores muy atractivas; ideal para plantar en áreas urbanas por su lento crecimiento y hermosa arquitectura. Un árbol de estos para superar los dos metros de altura puede requerir hasta 20 años”, explicó Armando Soto, coordinador técnico de Scotiabank y uno de los encargados de la siembra.

De la jornada de hoy participaron personas que no necesariamente tenían conocimientos en siembra, pero todos ellos recibieron instrucciones y una inducción de cómo hacerlo.

“Es una experiencia gratificante. Normalmente uno no hace esto en la vida diaria. Deberíamos sacar el tiempo para hacer esto algún fin de semana o una vez al mes, más que todo por lo que pueda pasar, debemos cuidar el planeta. Y destinar un ratito en la mañana a nadie le cuesta”, expresó Alejandra Poveda, una de las voluntarias.

‘Reaborizar’ el pulmón urbano
Personas de todas las edades participaron de esta jornada de siembra de árboles. Cale Badilla, de la manada 114 de los scouts de Alajuelita fue uno de los niños presentes que se dieron a la tarea de primero informarse de cómo sembrar y luego poner manos a la obra. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo
Personas de todas las edades participaron de esta jornada de siembra de árboles. Cale Badilla, de la manada 114 de los scouts de Alajuelita fue uno de los niños presentes que se dieron a la tarea de primero informarse de cómo sembrar y luego poner manos a la obra. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo

Esta es la jornada número 53 de voluntariado del proyecto de rearborización “Una Nueva Sabana”. Esta es una iniciativa de Scotiabank y el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder), que busca dotar de nuevos árboles autóctonos uno de los parques más grandes.

Se necesitan dos jornadas más, donde se sembrarán al menos 77 árboles para llegar a la meta de 5.000 árboles nuevos.

Estas jornadas y los números en las que se basan no son algo antojadizo. En 2008, los estudios de especialistas en la materia determinaron la necesidad de sustituir más de 3.260 árboles en “La Sabana”, pues estos se encontraban sobremaduros, enfermos por diversos hongos y bacterias, o muertos.

Esta situación podía afectar a las especies sanas y representaba un peligro para los usuarios de este espacio, principalmente, por la caída de ramas.

La limpieza del área y recolección de hojas y basura fue parte de la jornada de siembra de árboles. Alejandra Poveda y Michelle Monge se encargaron de esto durante la jornada de este sábado. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo
La limpieza del área y recolección de hojas y basura fue parte de la jornada de siembra de árboles. Alejandra Poveda y Michelle Monge se encargaron de esto durante la jornada de este sábado. Fotografía: Agencia Ojo por Ojo

Además, un porcentaje importante de los árboles eran especies exóticas que no necesariamente se adaptaban al suelo y las condiciones climáticas del cantón central de San José.

También se determinó la necesidad de plantar en el parque 5.000 nuevos árboles de especies nativas con el objetivo de convertir a La Sabana en un ecosistema ideal para que estas especies desarrollen su ciclo de vida dentro del parque.

En los últimos nueve años se han plantado 4.923 árboles (el 98% de la meta), de 236 especies nativas (108% más de lo propuesto), se han visto más de 136 especies de aves atraídas por estos árboles.

Esto se ha logrado gracias a 53 jornadas de siembra con voluntarios en las que han participado más de 4.310 personas de 157 organizaciones diferentes.