Por: Ivannia Varela.   12 junio
El proyecto de rearborización de La Sabana comenzó en el 2011 y a la fecha ya se han sembrado 4.275 árboles, correspondientes a 230 especies diferentes. Scotiabank para LN

A partir de este martes, el Parque Metropolitano La Sabana comienza la sustitución de 300 árboles enfermos o en mal estado, como parte del proyecto de rearborización que pretende convertir este espacio capitalino en un verdadero bosque urbano.

Este proyecto dio sus primeros pasos en el 2011 y a la fecha ya se han sembrado 4.275 árboles, correspondientes a 230 especies diferentes. La meta es concluir el 2019 con 5.000 ejemplares nativos.

“Hoy comenzamos con la octava etapa de intervención de La Sabana, que contempla la sustitución de 300 individuos y la siembra de cerca de 450. Estas tareas nos acercan, aún más, al cierre de esta iniciativa programada para el 2019”, comentó Armando Soto, coordinador técnico de Scotiabank para el Proyecto de Rearborización de La Sabana.

La primera de seis jornadas de voluntariado de este año se programó para el lunes 16 de julio. En esta participarán alrededor de 80 personas quienes tendrán a cargo la siembra de 85 arbolitos, de entre 10 y 15 especies diferentes.

Todas las plantas que se siembran en este parque pasan primero por un proceso de crecimiento de dos años en los viveros de la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y del Centro Penitenciario La Reforma. Cuando alcanzan los 2 metros de altura, ya están listos para ser trasladados hasta La Sabana.

“El trabajo que hemos realizado en estos años de intervención, nos confirma, una vez más, que este es un claro ejemplo del éxito que se puede lograr con las alianzas público – privadas.

La intervención de La Sabana nos ha permitido enaltecer su componente ambiental, pero también su aporte educativo, cultural, recreativo y deportivo”, agregó Vivian Ortega, Gestión de Proyectos del Departamento de Planificación del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder).

El proyecto de rearborización es impulsado por Icoder y Scotiabank. Además, cuenta con el respaldo de instituciones como el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac), el Ministerio de Justicia, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Preserve Planet.