Medio Ambiente

Investigación confirma forma en que aire contaminado daña salud de niños

Científicos revisaron estudios publicados durante 18 años y evidenciaron ataque a vías respiratorias, complicaciones cardíacas y digestivas

La contaminación del aire afecta la salud de los niños de múltiples maneras, pues daña pulmones, vías respiratorias, corazón e incluso el sistema digestivo.

Esta es una de las conclusiones de un análisis comprensivo del Centro Columbia para la Salud Ambiental de los Niños (CCCEH, por sus siglas en inglés).

Los investigadores evaluaron los estudios sobre el tema publicados durante casi 18 años (desde el 1.° de enero de 2000 hasta el 30 de abril de 2018) y publicaron sus resultados en la revista Environmental Research.

De acuerdo con los científicos, esta es la evidencia más completa de cómo la combustión de los combustibles fósiles (utilizados para el transporte y el funcionamiento de algunas fábricas) daña directamente la salud.

“Hay muchísima evidencia, muy extensa, de los muchos daños que tiene el aire contaminado en la salud de los menores.

”Nuestro reporte presenta esos estudios reunidos en un solo lugar, de manera que quienes tomen decisiones tengan toda la información a mano y puedan crear políticas públicas que luchen contra las emisiones de combustibles fósiles y su impacto sobre el cambio climáticio, y, a su vez, puedan proteger la salud de los menores”, comentó Frederica Perera, principal autora del análisis.

¿Cómo afecta la salud el aire contaminado?

Hay dos tipos de partículas contaminantes clave en este tipo de estudios: las PM10 y las PM2,5.

Las PM10 están compuestas por polvo, hollín, cemento, polen y los químicos que emiten los diferentes gases. Tienen un tamaño de entre 2,6 y 10 micrómetros por metro cúbico. Un micrómetro es milésima parte de un milímetro.

Cuando respiramos, estas moléculas ingresan por la nariz o boca y se quedan en la región del tórax. Entonces, pueden causar alergias, bronquitis, asma y otras afecciones respiratorias.

En una nube de humo generada por un automóvil en funcionamiento hay miles de PM10.

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el límite recomendado es de 20 micrómetros por metro cúbico.

Hay unas partículas todavía más pequeñas y, por lo tanto, más peligrosas para la salud. Son las PM2,5, menores a 2,5 micrómetros por metro cúbico. Al ser tan reducidas, pueden llegar, incluso, hasta los alveolos, cavidades más chicas del sistema respiratorio.

En el caso de los menores, la afectación de estas partículas es aún peor que en un adulto, dado que sus vías respiratorias son más pequeñas y se obstruyen con mayor facilidad. Además, en estas edades, el sistema inmunitario apenas se está formando y no se defiende igual que en un adulto.

El análisis confirmó que la contaminación del aire está relacionada con partos prematuros, bajo peso al nacer, retrasos en el desarrollo cognitivo y del comportamiento en los menores, enfermedades respiratorias y aumenta el riesgo de algunos tipos de cáncer infantil.

Como el aire contaminado también contribuye con el cambio climático, puede estar indirectamente asociado con enfermedades, heridas, afectaciones a la salud de los menores por el impacto de olas de calor o sequías, inundaciones, tormentas e incendios forestales, la diseminación de enfermedades infecciosas e inseguridad alimentaria.

“Estas consecuencias podrían ser más graves en el futuro si no actuamos”, advierte Perera.

Otras evidencias

Son muchos los informes que advierten de los riesgos que trae la contaminación del aire para la salud de los menores.

En octubre pasado, un documento de la OMS evidenció que el 93% de los menores de 15 años en el mundo estaban expuestos a aire contaminado. Esto significa unos 1.800 millones de personas.

Este estudio indicó que esta contaminación fue la causante de 600.000 muertes en estas edades en 2016 (último año para el cual hay datos disponibles).

En estas edades, el 50% de enfermedades respiratorias se debe a respirar este aire tóxico.

Además, una de cada 10 muertes en menores de cinco años tiene como responsable a la contaminación.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.