Juan Fernando Lara. 20 agosto
Vista del Área de Conservación Osa (Acosa), en la zona sur, una de las áreas naturales protegidas más expuesta al narcotráfico Foto: Diana Méndez.
Vista del Área de Conservación Osa (Acosa), en la zona sur, una de las áreas naturales protegidas más expuesta al narcotráfico Foto: Diana Méndez.

Guardaparques que laboran en zonas conflictivas recibirían en los próximas semanas fusiles y chalecos antibalas para laborar en zonas de conflicto por la presencia de cazadores furtivos e incluso narcotraficantes.

La decisión fue tomada por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (Sinac) según consta en un documento firmado por la jerarca de esa institución, Grettel Vega, el ministro de Ambiente, Carlos Manuel Rodríguez, y la viceministra de Recursos Naturales, Pamela Castillo.

Según esa información, se compraron 135 fusiles con un costo total de $310.500, y se gestiona la adquisición de195 armas todavía en etapa de “producción e importación”.

Además, entre este mes y setiembre se entregarían 300 chalecos antibalas donados por la Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Procuración de Justicia (INL) del Gobierno de Estados Unidos.

Como parte de este plan, también se negoció un convenio con el Ministerio de Justicia y Paz para realizar de manera gratuita los exámenes psicológicos a los funcionarios de Sinac que deben tramitar el permiso de portación de armas.

“Necesitamos armas para defendernos, porque ellos andan con armas 9 milímetros y AK47... Y los narcotraficantes andan por tierra y con lanchas rápidas y nosotros, muchas veces, no tenemos cómo movernos”. Roberto Molina, Sitraminae

Sinac también acordó con el Ministerio de Seguridad Pública para que sus trabajadores realicen los cursos teórico-prácticos de portación de armas en las instalaciones de ese cuerpo policial.

El proyecto se da a conocer 18 meses después de que decenas de guardaparques se manifestaron para reclamar mejoras, entre ellas condiciones más seguras para ejercer su labor.

“En la noche no se puede andar con focos encendidos, porque lo ven a uno los cazadores furtivos. Lo que hacemos es caminar a oscuras. Necesitamos armas para defendernos, porque ellos andan con armas 9 milímetros y AK47… Y los narcotraficantes andan por tierra y en lanchas rápidas y nosotros, muchas veces, no tenemos cómo movernos”, expresó Roberto Molina, secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores de Minae (Sitraminae), el 19 de febrero del 2018.

La entrega de los equipos sería anunciada el 24 de agosto Día de los Parques Nacionales.

Para esa fecha, además, estaría listo un decreto que reconoce el llamado riesgo policial al personal del Sinac el cual introduce un artículo de excepción denominado “contrato de realidad” para pagar un sobresueldo a funcionarios que no estén en la clase de plazas idóneas para labores policiales y que corran riesgo a su integridad física.

Ese decreto daría el plus salarial a personal en plaza de oficial de seguridad de Servicio Civil de nivel 1, trabajador calificado de Servicio Civil de nivel 1 y 2, cocineros y conductores de Servicio Civil nivel 1 y 2.

El decreto ya se encuentra aprobado por Consejo Nacional de Calidad (Conac) y presentado desde hace unos días ante Casa Presidencial para su revisión.

Zonas conflictivas

La intención es que estos equipos ayuden a mitigar problemas como el que se enfrenta en el Área de Conservación de Osa (Acosa), en la zona sur, que es la región protegida del país más vulnerable al narcotráfico, de acuerdo con una investigación de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), de la Fundación Neotrópica y otras entidades.

La penetración del narco en los espacios protegidos, señaló aquella investigación del 2017, afecta biodiversidad, turismo, recreación, protección contra desastres y regulación de cambio climático entre otros.

En Costa Rica, además, se han encontrado plantaciones de marihuana dentro del Parque Nacional La Amistad, que tiene una parte en Panamá, así como el uso de playas para el trasiego de drogas en el Caribe; actividad ilícita que condujo en el 2013 a la muerte del ambientalista Jairo Mora, en Moín.

Adicionalmente, los guardaparques deben lidiar con cazadores furtivos, coligalleros y quienes extraen ilegalmente madera de estas zonas silvestres.

Fibra óptica, agua y uniformes

Junto a la dotación de armas, el Sinac agrega que se han invertido $3 millones en mejoras estructurales de 21 puestos operativos; incluida instalación de fibra óptica en puestos puntos alejados y acceso a agua potable en centros como Barra Colorado.

Se abrieron 50 plazas nuevas, incluidas 11 puestos de directores de áreas de conservación, 37 plazas técnicas a asignarse en distintas zonas y dos operadores de radar para Isla del Coco.

Además, se destinaron $46.000 en compra de menaje variado para las Áreas Silvestres Protegidas. Adicionalmente, se gestiona una contratación adicional en vestuario, útiles y materiales, equipo, maquinaria y mobiliario para todo el Sinac.

También se comprarán uniformes para funcionarios con telas y modelos apropiados para campo y atención de incendios por $205.000. Este equipo está en proceso de elaboración por parte del contratista.