Lucía Astorga.   12 octubre
La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, estuvo de visita en el país para participar en la reunión climática PreCOP25, organizada por Costa Rica. Fotografía: John Durán

España considera a Costa Rica como un “aliado” y un “socio importantísimo” en el proceso de descarbonización al que se han comprometido los países bajo el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

Así lo expresó Teresa Ribera Rodríguez, ministra de Transición Ecológica del país ibérico, durante una entrevista con La Nación, en el marco de la reunión climática PreCOP25, que finalizó el pasado 10 de octubre y tuvo lugar en el Centro de Convenciones, Belén, Heredia.

"(...) estamos en un momento de efervescencia de las soluciones para hacer una transición de nuestro modelo de desarrollo, económico y social, pero no se puede hacer con trampa, tenemos que saber dónde queremos llegar.

“La base de la cooperación exige compromiso con ese objetivo, que existe en la sociedad costarricense y el gobierno, eso explica por qué de manera muy natural y muy intuitiva lo vemos como un aliado, como un socio importantísimo en ese proceso”, dijo.

Desde hace muchos años la nación europea le apostó a una transformación de su modelo social y productivo, por uno más ecológico. La cartera que lidera Ribera es la que comanda este proceso, ya que está encargada de la propuesta y ejecución de políticas en materia de energía y medio ambiente.

"Costa Rica es un ícono a nivel mundial y desde luego lo es a nivel europeo (...) Es un país que hizo una apuesta decidida por poner en valor su biodiversidad, su capital natural, la educación de sus ciudadanos y abandonar lo que tradicionalmente eran los puntos fuertes del presupuesto y de la agenda pública en los países occidentales.

“Lo hizo hace mucho, ha sido pionero en ese modelo de construcción de progreso diferente, por lo tanto tiene una legitimidad que muy pocos países en el mundo tienen para poner encima de la mesa debates que son complicados”, expresó.

Programas conjuntos

Costa Rica recibe poyo de España, por medio del programa ARAUCLIMA. Este ayudó al gobierno tico a desarrollar su Estrategia y el Plan Nacional de Acción para la Adaptación al Cambio Climático.

Asimismo, respalda la consolidación del modelo de descarbonización económica, a través del Ministerio del Ambiente y Energía de Costa Rica (Minae).

También, por medio del Programa Latinoamericano de Cooperación Técnica (COO-TEC), la cooperación española trabaja en acciones de asistencia técnica y estudios por parte de expertos.

Igualmente, desarrolla proyectos con el despacho de la primera dama, el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (Mivah) y el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), en materia de fortalecimiento de los esfuerzos de los gobiernos locales, principalmente en la gestión de residuos sólidos, nuevos sistemas de movilidad y transporte sostenible.

"El mensaje de la sociedad española y del gobierno es que nos sentimos enormemente próximos y nos genera una gran alegría el protagonismo que Costa Rica está teniendo en una propuesta constructiva en la región latinoamericana, pero también en la agenda mundial.

“Un país chiquito pero que tiene grandes ideas, gran vocación, que ocupa un espacio mucho mayor que el que geográficamente podría corresponderle porque sabe acertar con esa diplomacia, ese liderazgo que piensa en las personas y en la naturaleza también”, resaltó.

Pero a cambio de todo este respaldo técnico y financiero, ¿qué espera España de Costa Rica? "Un compromiso real y honesto”, concretó Ribera.