Irene Rodríguez. 14 febrero
Los chimpancés machos del Parque Nacional Taï, en Costa de Marfil, se acicalan entre ellos como muestra de su apego. Esta unión les permite reconocerse y protegerse en caso de peligro. Fotografía: Roman Wittig, Taï Chimpanzee Project
Los chimpancés machos del Parque Nacional Taï, en Costa de Marfil, se acicalan entre ellos como muestra de su apego. Esta unión les permite reconocerse y protegerse en caso de peligro. Fotografía: Roman Wittig, Taï Chimpanzee Project

Los beneficios de la amistad van más allá de paliar la soledad y disfrutar de gratos momentos. Los amigos también ayudan a manejar los niveles de estrés durante las crisis. Lo mismo sucede en el reino animal.

Un estudio desarrollado por científicos del Instituto Max Planck en Alemania detalló que los chimpancés que se encuentran en manada (entre más grande mejor) tienen menores niveles de estrés y su reacción ante una amenaza en su entorno es más favorable.

El reporte, publicado en la revista Nature Communications, se centró en analizar, en períodos de tensión, el comportamiento de las hormonas llamadas glucocorticoides (el más popular es el cortisol), relacionadas con el estrés.

Para encontrar respuestas, los investigadores midieron el nivel de “hormonas del estrés” en la orina de un grupo de chimpancés, tanto cuando se encontraban en grupo como cuando estaban solos.

Así, observaron los niveles en diferentes situaciones: conflicto o pleitos entre el grupo (o el ser testigo de un conflicto), descanso y acicalamiento.

"Encontramos que antes de cada evento considerado 'amenazante' (como un pleito espontáneo que surgiera dentro de su grupo o muy cerca de ellos) los niveles de glococorticoides eran menores cuando estaban acompañados. Además, entre mayor fuera la cercanía de ese grupo, menores eran los niveles de estas hormonas", explicó a la prensa Catherine Crockford, coautora del estudio.

Estos resultados se mantuvieron independientemente del sexo o la edad del chimpancé estudiado: quienes estaban en solitario tenían más "hormonas del estrés" que quienes se mantenían en compañía.

Posibles razones

¿A qué se debe este tipo de manifestaciones hormonales? De acuerdo con el documento, momentos como el descansar o jugar juntos o el acicalarse y quitarse la suciedad en conjunto (algo muy común en los chimpancés) genera una empatía que da seguridad en momentos de crisis.

Además, estos momentos juntos les permiten detectar olores y otro tipo de manifestaciones que indicarían que alguien de su equipo está en peligro y requiere de ayuda, con lo que su manada acudiría en su auxilio.

"Los efectos de estos lazos se demostraron en las acciones de grupo, tanto en juegos como en posibles pleitos o amenazas. Este estudio nos permite ver el impacto de los patrones sociales y cómo influyen en la secreción de glucocorticoides", expresó en un comunicado de prensa el investigador Tobias Deschner.

Estas interacciones amistosas no solo influyen en cómo se maneja el estrés. Estudios previos en chimpancés también han determinado que cuando estos animales se encuentran en grupo tienen mayores niveles de oxitocina en su orina.

La oxitocina es la llamada "hormona del amor", y está relacionada con el apego; se observa en relaciones de pareja, en la relación de una madre con su bebé y se segrega mediante los orgasmos.

Aunque la investigación se realizó en chimpancés, estudios anteriores en personas han arrojado que la amistad, de igual manera, ayuda a manejar los niveles de estrés y son un paliativo ante situaciones dolorosas como una ruptura amorosa o la muerte de un ser querido.

"El tener amigos ayuda a nuestra salud mental, y esto también funciona como método de prevención de enfermedades físicas", concluyó Crockford.