Agencia AP. 24 enero
A través de los drones se esparció cebo en 96 de las 178 hectáreas de Seymour. El resto será cubierto con trabajo manual hasta finales de enero y en cinco hectáreas del islote Mosquera en el marco de la primera fase del proyecto.AFP
A través de los drones se esparció cebo en 96 de las 178 hectáreas de Seymour. El resto será cubierto con trabajo manual hasta finales de enero y en cinco hectáreas del islote Mosquera en el marco de la primera fase del proyecto.AFP

Por primera vez en Sudamérica se usaron drones para adelantar el proceso de desratización de una isla y un islote del archipiélago de Galápagos con cebos especiales que solo causan efecto en roedores y no en las especies endémicas nativas, se informó este jueves.

El Parque Nacional Galápagos señaló que tras estudios realizados los últimos años se determinó que la isla Seymour Norte y el islote Mosquera, donde no hay población humana, estaban infestados de dos tipos de ratas: la negra y la noruega, que causaban serios estragos en todas las poblaciones animales poblaciones de aves que anidan allí como fragatas y la gaviota tijeretera, la única gaviota nocturna del mundo, además en la flora del sitio. No hay presencia de las famosas tortugas gigantes que dieron el nombre al archipiélago.

El integrante de Island Conservation, Víctor Carrión, señaló que los roedores estaban depredando las especies propias de las islas, por lo que se decidió utilizar “drones para esparcir el cebo, lo cual se realiza por primera vez en Sudamérica y en Galápagos” .

Para este emprendimiento se utilizarán 3.000 kilogramos de rodenticida fabricado por la empresa estadounidense Bell Labs con requerimientos específicos para estas islas donde imperan las altas temperaturas y que no es atractivo ni causa daño al resto de especies.

A través de los drones se esparció cebo en 96 de las 178 hectáreas de Seymour. El resto será cubierto con trabajo manual hasta finales de enero y en cinco hectáreas del islote Mosquera en el marco de la primera fase del proyecto. Posteriormente, habrá una segunda fase.

Sebo

El guarda parque Christian Sevilla, quien contribuyó a colocar el cebo junto con 29 de sus compañeros, afirmó que el objetivo de este proyecto es la restauración ecológica “mediante la erradicación de roedores introducidos... Queremos terminar estos roedores de la isla para que las especies endémicas y nativas no tengan impacto por su presencia” . Precisó que tras una primera aplicación que termina a finales de enero, se hará una segunda operación similar a fin de impactar en los “roedores que hayan sobrevivido u otros que puedan llegar desde islas cercanas” y posteriormente se colocarán 288 estaciones de cebo permanentes como mecanismo adicional de bioseguridad.

En 2011 se cumplió un primer proceso de desratización de algunas de las principales islas, como Rábida y Pinzón, cuya población animal y vegetal prácticamente había sido diezmada por los roedores. Tras dos años de esfuerzos ese enclave fue declarado libre de ratas.

El archipiélago ecuatoriano de origen volcánico, está ubicado a 1.000 kilómetros de territorio continental y es mundialmente famoso por las tortugas gigantes. Estas islas fueron declaradas en 1979 patrimonio natural de la humanidad atendiendo a las especies que allí habitan, animales y vegetales, terrestres y marinas, únicas en el mundo.