Medio Ambiente

Crecimiento de la población restará 20% de la tierra virgen

Demanda de más alimento, energía y vivienda forzaría a usar áreas prístinas

La población mundial, según previsiones de Naciones Unidas, llegará a los 9.700 millones de personas en el 2050.

Para satisfacer sus demandas de abrigo, alimento y energía, el planeta deberá disponer del 20% de las tierras que actualmente se encuentran en estado natural.

En otras palabras, el crecimiento poblacional le costará unos 19,68 millones de kilómetros cuadrados de tierras vírgenes o semivírgenes.

Así lo destacó un equipo de investigadores de universidades estadounidenses y canadienses, cuyo estudio fue publicado en la revista científica Plos One .

Para su análisis, los científicos hicieron proyecciones en el futuro, a partir de los actuales patrones de urbanización, agricultura, minería y uso de energía, entre otros. Eso los ayudó a determinar regiones y hábitats en riesgo por el crecimiento poblacional.

En este sentido, y para el 2030, el área para urbanización crecerá 185%, mientras que la agricultura necesitará 50% más de tierras para satisfacer la demanda de alimentos y también la de biocombustibles.

Para el 2040, se proyecta un incremento en el consumo de combustibles fósiles, en específico 32% de petróleo, 63% de gas natural y 49% de carbón.

En ese mismo año, se proyecta que el 25% de la energía eléctrica provenga de fuentes renovables como el viento y el sol. También se doblará la producción de biocombustibles.

La minería, por su parte, estaría aumentando 60% al 2050.

“Ese desarrollo ayudará al crecimiento económico, sacará a la gente de la pobreza y mejorará las condiciones de vida de la población. Por ejemplo, 1.700 millones de personas tendrán acceso a electricidad en 2030”, destacaron los autores del estudio.

Territorio. La amenaza a los ecosistemas no está necesariamente relacionada con el crecimiento poblacional, sino en el riesgo por el cambio de uso de la tierra.

Por ejemplo, las proyecciones para Asia muestran un incremento en la urbanización, pero esta se dará en áreas ya de por sí alteradas.

En cambio, África y Suramérica son las regiones con más que perder por el cambio de uso del suelo, pues se tomarían tierras naturales para convertirlas a otra actividad.

Los científicos calcularon 8,18 millones de kilómetros cuadrados de tierras perdidas para África y 4,32 millones de kilómetros cuadrados para Suramérica.

Para los investigadores, la conservación y el bienestar humano pueden convivir perfectamente. Para ello, se requieren planes estratégicos del uso de la tierra y un ordenamiento del territorio.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.