Reuters. 2 abril
Una enfermera atiende a un niño yemení que sufre de desnutrición acostado en una cama en un hospital en el distrito norteño de Abs, en la provincia noroccidental de Hajjah, el 19 de septiembre del 2018. El conflicto de tres años entre el gobierno respaldado por Arabia Saudí y los rebeldes Huthi vinculados a Irán ha llevado al país ya empobrecido al borde de la hambruna, dejando a muchos sin poder pagar alimentos y agua, con un total de 5,2 millones de niños en riesgo de inanición a la ONG Save the Children con sede en Gran Bretaña. AFP
Una enfermera atiende a un niño yemení que sufre de desnutrición acostado en una cama en un hospital en el distrito norteño de Abs, en la provincia noroccidental de Hajjah, el 19 de septiembre del 2018. El conflicto de tres años entre el gobierno respaldado por Arabia Saudí y los rebeldes Huthi vinculados a Irán ha llevado al país ya empobrecido al borde de la hambruna, dejando a muchos sin poder pagar alimentos y agua, con un total de 5,2 millones de niños en riesgo de inanición a la ONG Save the Children con sede en Gran Bretaña. AFP

Roma. Las crisis alimentarias afectarán a decenas de millones de personas en el mundo este año, advirtieron investigadores este martes, después de que la guerra, el clima extremo y los problemas económicos en el 2018 dejaran a más de 113 millones de personas en extrema necesidad de ayuda.

Los conflictos y la inseguridad fueron responsables de la situación desesperada que enfrentaron 74 millones de personas, o dos tercios de los afectados en el 2018, dijo la Red Mundial contra las crisis alimentarias en su informe anual.

Los miembros de la Red incluyen la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos y la Unión Europea.

Al analizar 53 países, utiliza una escala de cinco fases con el tercer nivel clasificado como crisis, el cuarto como emergencia y el quinto como hambruna/catástrofe.

Luca Russo, analista senior de crisis alimentarias de la FAO, advirtió que millones más corren ahora el riesgo de alcanzar el nivel tres e incluso superiores.

"Los 113 millones es lo que llamamos la punta del iceberg. Si miras los números más abajo, tienes personas que no padecen inseguridad alimentaria pero están al borde", dijo Russo a la Fundación Thomson Reuters.

Estas personas, unos 143 millones más, son "tan frágiles que solo se necesita una sequía" para que entren en una crisis alimentaria, dijo.

Las perturbaciones climáticas y los conflictos seguirían causando hambre en el 2019. El clima seco y las condiciones de El Niño probablemente afectarán el sur de África, América Latina y el Caribe, mientras que las necesidades de los refugiados y migrantes en Bangladesh y Siria seguirán siendo altas, señala el informe.

"Se espera que la cantidad de personas desplazadas, refugiados y migrantes aumente si la crisis política y económica persiste en Venezuela", agregó.

El estudio excluyó 13 países y territorios, incluidos Corea del Norte, Venezuela y el Sáhara Occidental debido a la falta de datos validados recientemente. Reuters