Agencia AP. 8 enero
Shenzhen es la segunda ciudad China en conseguir casi la transformación completa de su flotilla de taxis, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Foto: AP Photo/Vincent Yu

Una de las mayores ciudades de China alcanzó un hito ambiental: una flotilla de taxis casi completamente eléctrica.

El eje de alta tecnología de Shenzhen, en el sur de China, anunció que 99% de los 21.689 taxis que operan en la ciudad son eléctricos. El año pasado, la ciudad aún tenía 7.500 taxis con motor de gasolina en las calles.

La metrópolis de 12,5 millones de habitantes es la segunda en conseguir el hito en China y la mayor. La ciudad norteña de Taiyuan, con 4,3 millones de habitantes, ha tenido solamente taxis eléctricos desde el 2016.

Shenzhen “ha tomado la vanguardia entre las ciudades grandes chinas” , dijo Cui Dongshu, secretario general de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China.

En la imagen se observa parte de la flotilla de taxis eléctricos recorriendo las calles de Shenzhen, una ciudad ubicada en el sur de China y con 12,5 millones de habitantes. Foto: Photo/Vincent Yu

La flotilla de autobuses de Shenzhen ha sido completamente eléctrica desde el 2017. Es una de 13 ciudades con planes piloto que promueven transporte público con energía alternativa para reducir el esmog y el desarrollo de la industria de energía alternativa, dijo el comité municipal de transporte de Shenzhen.

Beijing y otras ciudades chinas cuentan además con un gran número de patinetes, bicicletas y vehículos de reparto de tres ruedas, todos eléctricos y que ayudan a reducir las emisiones.

Los más de 20.000 taxis eléctricos de Shenzhen reducirán las emisiones de carbono por unas 850.000 toneladas al año, dijo el panel de trasporte. No obstante, la iniciativa no incluye servicios de taxis por app, como Uber, que son populares en China.

La ciudad lanzó sus primeros taxis eléctricos en el 2010 y aún se enfrenta al reto de facilitar las estaciones pública de recarga necesarias para atender la demanda. Foto: AP Photo/Vincent Yu

Proveer sitios para recargar los taxis ha sido el obstáculo mayor desde que Shenzhen lanzó sus primeros 100 taxis eléctricos en el 2010. Cui elogió a la ciudad por su red de más de 20.000 estaciones públicas de recarga, que él dice deberán ser suficientes para satisfacer la mayor parte de la demanda.

Los vehículos están equipados con una terminal que les avisa a los usuarios dónde son más necesitados, como en el aeropuerto, la estación de trenes y otras localidades. Muestra claramente además la tarifa y la ruta del taxi, algo que el panel dijo ayudará a prevenir que los taxistas cobren excesivamente o tomen rutas innecesariamente largas.