Lucía Astorga.   8 junio
Las empresas Holcim y GeoCycle realizaron una jornada de limpieza en las comunidades de Agua Caliente, Lourdes y Cocorí, en la provincia de Cartago, las cuales se encuentran en los alrededores de la planta cementera. Foto: Rafael Pacheco

Casa por casa, un grupo de voluntarios recorrió este sábado las comunidades de Agua Caliente, Lourdes y Cocorí, en la provincia de Cartago, con el fin de recolectar la mayor cantidad de residuos que puedan ser reciclados o transformados en energía para la fabricación de cemento.

La jornada, que se extendió de 8 a. m a 11 a. m., tuvo como meta recoger diversos tipos de materiales que se encontraban en los hogares, como envases de vidrio, papel, cartón, latas limpias y envases tetra brik, así como diferentes tipos de empaques de alimento (cajas de pizza sucias, empaques de galletas, de café, pastas de dientes y desodorantes plásticos).

La jornada se extendió desde las 8:00 a. m. y hasta las 11:00 a. m. con una importante participación de voluntarios. Foto: Rafael Pacheco

En la mira también estaban estereofón, vasos de cartón y plástico, pajillas, platos plásticos, mechas o trapos sucios, brochas de pintura, cartón y plástico contaminado con pintura, aceite, grasa o aditivo, hule, bandas transportadoras, sillas plásticas, cinta de seguridad, filtros de carro sin aceites y papel aluminio.

Los voluntarios también recolectaron aparatos electrónicos como televisores, baterías, teléfonos viejos y computadoras portátiles.

Una parte de los materiales recolectados serán aprovechados por Holcim en el proceso de fabricación de cemento. Foto: Rafael Pacheco

La campaña fue organizada por las empresas Holcim y GeoCycle, como parte de las actividades correspondientes al Día Mundial del Ambiente, que se celebró el pasado 5 de junio.

Según indicaron las empresas, desde que se inició esta recolección en 2016, se han logrado recolectar 145 toneladas de residuos, de las comunidades aledañas a las principales operaciones de la planta de cemento y GeoCycle, “evitando así que lleguen a un relleno sanitario, los ríos o mares”.

Los materiales recolectados van desde pajillas, hasta empaques de alimento, televisores y otra gran variedad de productos que serán procesados para determinar cuál será el tratamiento más adecuado. Foto: Rafael Pacheco

Del total de residuos recolectados, 50 toneladas corresponden a material para reciclaje. Otras 48 toneladas se usaron como material coprocesable, lo que equivale a ocho horas de consumo de combustible alterno para el horno cementero de Holcim y las restantes 47 toneladas, de vidrio, se emplearon en el proceso productivo para la fabricación de cemento.