5 abril, 2005
 Esta es una de las pinturas que Luciano Goizueta muestra en la galería del vestíbulo del Teatro 1887.
Esta es una de las pinturas que Luciano Goizueta muestra en la galería del vestíbulo del Teatro 1887.

Luciano Goizueta es un artista emergente que este mes irrumpe en el panorama plástico nacional con dos exposiciones individuales: una en la galería del Teatro 1887, y otra en la Casa de la Cultura José Figueres Ferrer.

Este estudiante de artes gráficas abrirá dos muestras de pintura que tienen en común lo urbano pues están inspiradas en imágenes de la ciudad.

Son sus primeras exposiciones individuales, aunque ya antes había mostrado su arte en otras instancias, incluido un ciclo llamado CR-Música del Centro Cultural de España, junto a los músicos Adrián Goizueta (su padre) y Humberto Vargas.

Hoy, a las 6 p. m., se inaugura Paisaje urbano en la galería del vestíbulo del Teatro 1887, ubicada en el Centro Nacional de Cultura (Cenac, antigua Fábrica Nacional de Licores).

El jueves 14 se abrirá la otra muestra, titulada Días Cables Noches , en la Casa de Cultura José Figueres Ferrer, barrio Escalante.

El trabajo nació de un interés de Goizueta por lo urbano, que primero se plasmó en la fotografía y después pasó a la pintura

Variaciones sobre un tema. Aunque las imágenes de la ciudad están en la génesis de ambas series, son diferentes entre sí ya que tienen vocaciones diferentes: Paisaje urbana rescata el poder del presente, mientras que Días Cables Noches tiene que ver con la variedad de perspectivas de una misma cosa.

Cada pieza de Paisaje urbano es un collage de imágenes y detalles de la ciudad: semáforos, cables, marcos de puertas, señales de tránsito, postes y luces en movimiento.

"Mezcla elementos estáticos del paisaje urbano durante el día y elementos en movimiento, como las luces de los automóviles en la noche. Es decir, mezcla elementos figurativos con otros que, aunque son figurativos, se vuelven abstractos", expresó el joven Goizueta.

Explicó su interés en el tema: "Esto nació como una reflexión de la importancia de aprovechar el momento, el presente".

Él comenzó a pintar estas obras cuando tuvo que quedarse en su casa a causa de una enfermedad en la médula ósea.

"Quería aprovechar el tiempo y me puse a trabajar; por esto, Paisaje urbano tiene que ver con el presente ya que el futuro es incierto", manifestó Goizueta.

Sus piezas evolucionaron hacia las diversas perspectivas y posibilidades que ofrece una cosa, por ejemplo una esquina en la ciudad. "Uno tiene muchas formas de ver su entorno", explica.

El arte no es, para él, un medio para romper estructuras, sino un vehículo para transmitir una visión sobre un tema.

Ahora, Goizueta se expone al público y espera su veredicto.