12 mayo, 2016
Ballenas, delfines y otros animales marinos dependen mucho de emisiones sonoras para comunicarse entre ellos y buscar alimentos
Ballenas, delfines y otros animales marinos dependen mucho de emisiones sonoras para comunicarse entre ellos y buscar alimentos

San Francisco.

Las ballenas jorobadas llegaron a la bahía de San Francisco en números inusualmente altos durante las dos últimas semanas, un fenómeno que, según los expertos, podría ser causado por una concentración inusual de anchoas cerca de la costa.

Se han llegado a ver hasta cuatro ballenas agitando las aletas y retozando en las aguas de la bahía, al parecer alimentándose con las anchoas y otros peces durante las mareas, reportó el diario San Francisco Chronicle este jueves.

La bahía suele recibir la visita de ballenas grises, pero las jorobadas por lo general se alimentan más lejos de la costa y no están acostumbradas a navegar aguas poco profundas y estrechos angostos, dijo el periódico.

Mary Jane Schramm, una portavoz del Refugio Nacional Marino Greater Farallones, manifestó que ella y otros expertos marinos temen que las ballenas puedan dañar embarcaciones o ser embestidas.

Otros están entusiasmados de su visita.

"Nunca había visto ballenas jorobadas antes y fue notable", comentó Laurie Duke, que trabaja como voluntaria en el Centro de Investigación de Mamíferos Marinos y Cetáceos del Golden Gate. "Emergían parcialmente del agua exhibiendo la cola".

Schramm dijo que los animales podrían perder el sentido de dirección al internarse en la bahía.

Etiquetado como: