Michelle Soto. 13 agosto, 2017
Desde 2007, la artista italiana Sylvia Strigari reparte su tiempo entre Italia y Costa Rica.
Desde 2007, la artista italiana Sylvia Strigari reparte su tiempo entre Italia y Costa Rica.

La belleza de sus orquídeas han engalanado las páginas de prestigiosas revistas como Curtis Botanical Magazine, Orchid Review y Orchid Digest.

Sus acuarelas de plantas también han sido expuestas en galerías, museos y pabellones en Europa y América.

La artista italiana Sylvia Strigari podría ilustrar en cualquier parte del mundo, pero decidió hacerlo en Costa Rica y, desde el 2007, vive seis meses del año en este país con tal de retratar su rica diversidad de orquídeas.

En Franco Pupulin y Jorge Warner, investigadores del Jardín Botánico Lankester de la Universidad de Costa Rica (UCR), encontró a sus cómplices y ahora los tres se disponen a organizar una exposición de ilustración botánica en el país para el 2018.

Strigari es miembro de la American Society of Botanical Artists y del AM Painting Group de Inglaterra.

Este es un extracto de la conversación que sostuvo Strigari con La Nación:

Para sus ilustraciones, Sylvia Strigari utiliza la técnica de la acuarela.
Para sus ilustraciones, Sylvia Strigari utiliza la técnica de la acuarela.

¿Qué la motivó a dedicarse a la ilustración botánica?

Siempre estuve interesada en la naturaleza. He tenido la oportunidad de ver crecer un jardín en Francia e Italia y ahora en Costa Rica, donde he tratado de recrear un poco de ‘selva’ en mi pequeño universo.

”Después de haber trabajado por mucho tiempo en joyería y moda, tuve que dejar mi trabajo en París, ya que mi marido fue transferido a Italia.

”Allí tomé clases de pintura en porcelana en el Museo de la Porcelana de Sèvres. Esta fue mi primera experiencia en dibujo y pintura.

”Tiempo más tarde, después de haber leído un informe sobre la ilustración botánica, me fui a Inglaterra para participar en un taller de una semana impartido por Anne Marie Evans, quien es la jefa del Chelsea Physic Garden de Londres. Esa fue mi primera experiencia en ilustración botánica y fue decisiva. Un fascinante mundo se abrió frente a mis ojos.

”A lo largo de cuatro años, seguí tomando clases con diferentes profesores, artistas de renombre, en Italia.

”Ya llevo 15 años dedicada a la ilustración botánica y, desde hace varios años, estoy particularmente interesada en la familia Orchidaceae (orquídeas)”.

¿Cuál ha sido la orquídea que mayor trabajo le ha dado? ¿Cuál ha sido su favorita?

La ilustración botánica es siempre un proceso lento. Una observación cuidadosa de la planta es necesaria y la colaboración con el científico es esencial para resaltar los detalles que permitan la identificación del especimen.

”Cada planta es un nuevo reto: la captura de su naturaleza, su vitalidad y su ‘personalidad’... en un contexto de exactitud, muy estricta y absoluta.

”No tengo ninguna planta como preferida, todas tienen sus características específicas y su fascinación cuando las estudias. En cambio, tiendo a ser atraída por el capricho y por las formas extrañas.

”Esto es probablemente lo primero que me fascinó de las orquídeas, que es una familia muy especial porque tiene una diversidad única en el mundo vegetal”.

Sylvia Strigari cultiva su propio jardín, tanto en su casa en Italia como en la de Costa Rica.
Sylvia Strigari cultiva su propio jardín, tanto en su casa en Italia como en la de Costa Rica.

¿Cuánto de ciencia y cuánto de arte tiene la ilustración botánica?

El arte de la ilustración botánica es el fruto del encuentro entre la ciencia y su rigor, por un lado, y la representación artística, por el otro.

”La composición de la representación, el dominio del color y la técnica, la visión del artista lo hacen arte completo”.

Según su experiencia, ¿la ilustración botánica goza de buena salud o está en vías de extinción? ¿Cuál es el panorama mundial? ¿En Costa Rica?

La ilustración botánica, después de descender en interés durante la mitad del siglo XX, encuentra ahora un enorme auge y crea un vaivén en el mundo artístico y científico.

”Muchos jardines botánicos emplean artistas, los Florilegium , para ilustrar las colecciones privadas y esa tendencia está aumentando. Asimismo, muchas asociaciones de artistas, apasionados por este arte, nacen cada año en todo el mundo.

”En nuestro mundo industrializado, la ilustración botánica tiene más que nunca su lugar. La conciencia de los problemas ambientales y la conservación son una preocupación en todo el mundo y la representación de las especies en peligro de extinción es de suma importancia para la ciencia.

”En Costa Rica, un pequeño grupo de artistas ha mostrado un renovado interés por esta expresión artística.

”La enorme diversidad de plantas que hay en este país y los numerosos centros de conservación merecen que ilustración botánica encuentre un lugar de honor”.