Silvia Artavia. 14 abril
El Show Químico, de la Asociación de Estudiantes de Química de la UCR y de la organización ACS Student Chapter Costa Rica, deleitó a los presentes.
El Show Químico, de la Asociación de Estudiantes de Química de la UCR y de la organización ACS Student Chapter Costa Rica, deleitó a los presentes.

Que no se olvide de la ciencia y que dedique más presupuesto al desarrollo de esta, a la innovación y a la tecnología.

Esa es la solicitud que la comunidad científica costarricense le lanzó al futuro gobierno de Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana (PAC), la mañana de este sábado en la Marcha por la Ciencia.

La actividad –realizada de 9 a. m. a 12 mediodía en la Plaza 24 de abril, en la Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, de la Universidad de Costa Rica (UCR)– congregó a unas 26 instancias del sector, entre entes académicos, laboratorios y organizaciones no gubernamentales.

“Lo que estamos haciendo es una reafirmación de la ciencia, una solicitud al Gobierno de que no se olvide de ella, porque la ciencia es una buena inversión… Es un hecho que nuestro país invierte poco en ciencia. El deseo es que el próximo gobierno le dé más importancia y llevemos el compromiso al doble”, aseveró Pedro León, presidente de la Academia Nacional de las Ciencias (ANC).

La niña Alma Birkel presenció cómo se realizan algunos experimentos.
La niña Alma Birkel presenció cómo se realizan algunos experimentos.

A la Academia la acompañaron otros entes como el Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas (Conicit), la Red Sismológica Nacional (RSN), la Fundación para el Centro Nacional de la Ciencia y la Tecnología (Cientec), la Unión Americana de Geofísica (AGU), el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (Ovsicori) y el colectivo 500 científicas.

También se sumaron el Consejo de Estudiantes de Ciencias Básicas de la UCR, la Asociación de Estudiantes de Química y las escueles de Biología, Antropología y Farmacia de esa misma casa de enseñanza.

Cruzada global

Esta es la segunda ocasión en que esta iniciativa tiene lugar en nuestro país; la primera vez fue el año anterior.

Se trata de un proyecto nacido justo en el 2017 en Washington, Estados Unidos, producto de la preocupación de los científicos por la indiferencia del presidente Donald Trump frente a temas como el cambio climático.

De hecho, el gobierno norteamericano se retiró en junio de ese año del Acuerdo de París, una iniciativa enmarcada en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en la cual los países se comprometen a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para el 2020.

El Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la UCR, llamó a los asistentes a hacer consciencia respecto a la importancia de cuidar especies como los erizos de mar. Estos son indispensables para regular las poblaciones de algas y, con esto, la supervivencia de los ecosistemas marinos.
El Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), de la UCR, llamó a los asistentes a hacer consciencia respecto a la importancia de cuidar especies como los erizos de mar. Estos son indispensables para regular las poblaciones de algas y, con esto, la supervivencia de los ecosistemas marinos.

En Costa Rica, la primera Marcha por la Ciencia salió de la UCR y llegó a la Fuente de la Hispanidad. No obstante, este 2018 no se organizó como una caminata, sino como una reunión.

Esto porque la idea no es concebirla como una manifestación, sino como una forma de reivindicar el papel de la ciencia en la sociedad, como una herramienta para tomar decisiones trascendentales para el país, explicó el presidente de la ANC.

Más inversión

Tal posición fue reforzada por Giselle Tamayo, presidenta del Conicit, quien enfatizó que Costa Rica no puede aspirar a ser una nación desarrollada si no invierte más en ciencia, tecnología e innovación.

Según dijo la científica, a esa cartera nuestro país solo destina el 0,4% del producto interno bruto (PIB). Esto frente a esfuerzos de otras naciones europeas como Alemania, donde la inversión es del 3% del PIB.

“Nuestros niños y niñas empezaron a apreciar la ciencia con el Museo de los Niños y con Franklin Chang, pero hay que decirle a los políticos que ahí no acaba la ciencia”, enfatizó Tamayo.

La necesidad de que la ciencia sea más diversa e inclusiva en Costa Rica, fue otro de los contenidos de la reunión.

Así lo comentó Andrea Vincent, profesora e investigadora de la Escuela de Biología de la UCR y cofundadora del proyecto 500 científicas, un colectivo de mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, disciplina conocida como STEM (por sus siglas en inglés).

También se hizo un llamado por la conservación de especies como los tiburones y las tortugas marinas.
También se hizo un llamado por la conservación de especies como los tiburones y las tortugas marinas.

“A pesar de que muchas mujeres estudiamos carreras STEM, el número de nosotras en posiciones de liderazgo dentro y fuera de la academia es extremadamente pequeño. Tenemos muchos casos documentados de ambientes en la academia que no nos invitan a quedarnos, como una cultura de normalización del acoso sexual dentro de nuestras universidades. También hay otros problemas como la percepción generalizada de que las mujeres tenemos una menor habilidad nata para hacer ciencia”, afirmó la dirigente.

En esa contienda de sembrar el gen científico desde temprana edad, la Marcha por la Ciencia ofreció experimentos in situ para los más pequeños. El Show Químico, a cargo de la Asociación de Estudiantes de Química de la UCR y de la organización ACS Student Chapter Costa Rica, fue uno de estos.

Por su parte, el Centro de Investigaciones en Ciencias del Mar y Limnología (Cimar), también de esa universidad, y la organización no gubernamental Centro de Rescate de Especies Marinas Amenazadas (Crema), recibieron a los visitantes con exhibiciones.

Un concurso motivó a los organizadores y visitantes a elaborar carteles con mensajes en favor de la promoción de la ciencia.
Un concurso motivó a los organizadores y visitantes a elaborar carteles con mensajes en favor de la promoción de la ciencia.