Aplicaciones Científicas

Lluvia de meteoros se suma al festejo navideño esta semana

Le explicamos cómo disfrutar el espectáculo de las gemínidas sin que el brillo de la Luna le oculte las ‘estrellas fugaces’

Las celebraciones navideñas en Costa Rica se iluminan con la última lluvia de meteoros del año o gemínidas, la cual ocurre cuando la Tierra en su elipsis vuelve a toparse con un chorro de partículas dejadas por el asteroide 3200 Faetón y que la gravedad terrestre las captura y caen como una extensa lluvia entre el 4 y el 17 de este mes.

Este chorro de partículas tiene un centro más condensado el cual provocará un pico de estrellas fugaces, que estaba prevista para las 00:44 de este martes cuando se esperarían entre 140 y 150 por hora. Si se interponen nubes en el punto máximo, recuerde que durante la madrugada del miércoles también producirán una actividad fuerte.

En estos primeros días de la semana, la Luna proyecta mucha luz en el firmamento conforme alcanza la fase de luna llena el 18 de diciembre. Esto podría afectar el avistamiento de meteoritos y por eso hay que tomar algunas medidas, explicó Alejandra León Castellá, directora de Fundación Cientec de la Academia Nacional de Ciencias.

“La Luna opaca mucho en el cielo para esta lluvia de gemínidas, pero uno siempre puede buscar un lugar oscuro y situarse allí de forma que la Luna le quede como tapada o a espaldas de uno. Conseguido esto, mi siguiente sugerencia es mirar hacia otro lado del cielo para aumentar las posibilidades”, explicó León.

Aquí una animación de las Gemínidas cortesía de la organización Meteors Shower. Puede utilizar su cursor para ajustar esta animación (acercarse o alejarse del centro, cambiar de posición):

Esta lluvia de meteoros puede ser vista desde muchos puntos del país siempre y cuando se busquen las condiciones apropiadas. Además, no se necesitan instrumentos para observar porque las “estrellas fugaces” se generan en todo el cielo. Como son muy rápidas, sí hay que tener una línea de horizonte libre de montañas, edificios, árboles u otros obstáculos a la vista.

“Es suficiente buscar un ambiente de cielos oscuros, lejos de luces artificiales, mantenerse con ojos bien abiertos y alerta en un horizonte abierto para poder mover la cabeza y seguirlas”, indicó León.

El nombre de esta lluvia proviene de la región de la que parecen irradiar los meteoros, que en este caso se encuentra cerca de la cabeza de Castor, uno de los gemelos en la constelación de Géminis, indicó León Castella.

Estos meteoros pueden ser muy brillantes y también de colores intensos. Al ser de velocidad intermedia, no se registran tantos destellos persistentes como con otras lluvias.

La vocera de Cientec recordó también que el 3 de enero habrá otras lluvia de estrellas, las cuadrántidas, cuyo nombre deriva de la constelación de Quadrans Muralis, que dejó de ser reconocida desde la década de 1920.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.