Aplicaciones Científicas

Exposición invita a conocer el espacio desde el Estadio Nacional

Muestra ofrece más de 300 objetos originales y réplicas usadas en misiones

Este miércoles, el creador y presidente de Facebook, Mark Zuckerberg, conversó en vivo con tres astronautas que están a bordo de la Estación Espacial Internacional, a 400 kilómetros de distancia de la Tierra.

Dicha hazaña científica y tecnológica posiblemente era inimaginable en 1961, cuando el piloto ruso Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en viajar al espacio a bordo de Vostok 1, una nave tan rudimentaria que hoy podríamos comparar con el carro de Los Picapiedra.

La exposición Space, the final frontier (El espacio, la frontera final), en el Estadio Nacional e inaugurada ayer, promete un recorrido para grandes y chicos por el pasado, el presente y el futuro de la carrera espacial. Estará abierta hasta el 29 de junio.

A lo largo de 38 estaciones temáticas, los visitantes conocerán los personajes, episodios clave y avances tecnológicos que han marcado la historia de la conquista humana del espacio.

El público podrá observar más de 300 objetos entre piezas originales y réplicas, como trajes espaciales, guantes, cascos, cámaras medallas, alimentos y maquetas a escala de varias naves espaciales icónicas. Las piezas originales cuentan con sus respectivos certificados de autenticidad.

“El interés del hombre en el espacio no es reciente, pues las antiguas civilizaciones buscaban resolver la incógnita sobre qué era lo que había en el cielo. En las últimas décadas es que hemos logrado los avances tecnológicos para poder llegar hasta el espacio exterior”, explicó el ingeniero aeroespacial argentino, Pablo de León , curador de la muestra y propietario de la colección.

De León, especialista en el diseño de trajes espaciales, aseguró que el espacio es su pasión desde la infancia y que con esta exposición pretende motivar a niños y jóvenes en los temas científicos.

Ruta a las estrellas. La curiosidad por el espacio es tan antigua como la humanidad y ese es precisamente el punto de partida de la exposición: desde las observaciones astronómicas ancestrales hasta la invención del primer telescopio. La muestra continúa con los pioneros espaciales: el primer satélite artificial (Sputnik), el primer ser humano en llegar al espacio (Yuri Gagarin), la primera mujer en completar esa hazaña (Valentina Tereshkova) y hasta el primer animal en orbitar la Tierra, la perra Laika.

Un gran capítulo está dedicado al programa Apolo de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la histórica llegada del hombre a la Luna , en 1969. Entre las curiosidades se exhibe una copia de una solicitud de viáticos de la misión Apolo XI, en la que el astronauta Neil Armstrong pide a la NASA $49,10 como pago por el viaje a la Luna y regreso a la Tierra.

Otro capítulo aparte está dedicado a la era de los transbordadores (1981-2011) que, entre otros logros, permitió ensamblar y equipar la actual Estación Espacial Internacional. En esta sección se destaca el papel del costarricense Franklin Chang , quien participó en siete misiones espaciales, la primera de ellas hace 30 años.

También hay un apartado sobre los robots espaciales, como por ejemplo, los vehículos del programa Mars Exploration Rover (MER) que se desplazan sobre la superficie de Marte para buscar pistas de posible vida en el Planeta Rojo.

La muestra concluye con un panorama del presente con visión a futuro: los vuelos espaciales comerciales, los nuevos protagonistas de la conquista espacial como China y la meta más anhelada de la exploración: Marte

“La exposición también tiene un enfoque interactivo: habrá simuladores para que los visitantes puedan probar sus dotes de astronautas al tratar de alunizar un módulo lunar o incluso intentar un reingreso a la órbita terrestre con un dispositivo de realidad virtual”, explicó De León.

Módulo tico. La estación número 38 está enteramente dedicada a Costa Rica y su incipiente, pero respetable incursión en el desarrollo aeroespacial, como el diseño del motor de plasma y la fabricación del primer satélite centroamericano.

Las puertas se abren hoy al público, pero Arath Ramírez de 10 años no pudo comer más ansias y desde ayer hizo el recorrido en medio de periodistas, fotógrafos y camarógrafos.

“Me gustaría ser astrónomo, porque astronauta es muy peligroso. Se se le puede acabar el oxígeno y se muere en el espacio, en cambio el astrónomo estudia desde la Tierra. Ahora están fabricando un telescopio gigante y, talvez, para entonces, haya trabajo para mí. ”, declaró el niño.

Para asistir .La muestra estará abierta al público del del 1° al 29 de junio en la pista bajo techo (sector norte) del Estadio Nacional en horario de de lunes a domingo de 8 a.m. a 9 p.m. El precio de las entradas es de ¢10.000 par adultos y de ¢4.500 para niños y estudiantes con carné.

Para los tarjetahabientes de BAC-Credomatic habrá una promoción especial: por la compra de una entrada para adultos se le obsequiarán dos entradas para niños menores de 12 años. Los boletos se pueden adquirir a través del sitio web www.eticket.cr o al call center 2295-9400.

ara promover la vistas de estudiantes habrá precios especiales para grupos escolares y colegiales. Es necesario hacer reservación por medio de un formulario en el sitio www.spacethefinalfrontiercr.com

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.