26 enero, 2015

El Cairo. AP Empleados del Museo Egipcio de El Cairo pegaron apresuradamente con resina epoxídica la barba trenzada en azul y oro de la máscara fúnebre del faraón Tutankamón.

La reliquia fue derribada durante el proceso de limpieza, informaron el miércoles curadores de ese establecimiento.

El museo es una de las principales atracciones turísticas de la ciudad y la máscara de Tutankamón, de más de 3.300 años de antigüedad, y otros objetos encontrados en su tumba, son sus principales exhibiciones.

Tres de los curadores del museo dieron versiones diferentes vía telefónica, pero solicitaron no ser identificados.

Aseguraron que recibieron órdenes superiores de arreglar la situación rápidamente.

“Desafortunadamente, se usó una sustancia nada apropiada. La resina epoxídica tiene una alta propiedad de adhesión y se utiliza en metal o piedra, pero no creo que haya sido lo adecuado para un objeto tan preciado como la máscara dorada de Tutankamón”, dijo uno. “Debió llevarse al laboratorio de conservación”, señaló otro.