Monserrath Vargas L..   13 mayo
El curso fue diseñado para cambiar ideas preconcebidas sobre la materia, pues desde niños, los estudiantes aprenden erróneamente que hay quienes tienen un cerebro para las matemáticas y quienes no.

Una mejor actitud hacia las matemáticas puede derivar en buenos resultados en esa materia. Así lo sugiere una investigación publicada en Frontiers in Education.

El estudio se realizó con 1.000 estudiantes en cuatro escuelas en California, Estados Unidos, quienes durante varios meses participaron en un curso de matemáticas en línea, abierto y masivo. Este tipo de experiencias de formación se conocen como MOOC, por sus siglas en inglés.

El curso fue diseñado para cambiar ideas preconcebidas sobre el aprendizaje de las matemáticas. Durante la experiencia, se trató de resaltar que esta materia es parte de la vida cotidiana, que todos pueden aprenderla a un muy alto nivel, y que dibujar y hablar son buenas estrategias para estudiarla.

El autor principal de la investigación, el profesor Jo Boaler, aseguró que desde niños los estudiantes se ven expuestos a la idea de que hay personas que funcionan para las matemáticas y otras que no. Esto influye en ellos y entonces, “cuando tienen problemas en clase, piensan que esto significa que no tienen un cerebro matemático y se dan por vencidos”, aseguró.

Los resultados de la investigación mostraron que el curso en línea “hizo que los alumnos se sintieran más positivos acerca de las matemáticas, se involucraran más en las clases de esta materia y obtuvieron puntajes significativamente más altos en sus evaluaciones”.

El profesor destacó que tanto en Estados Unidos como en otros países del mundo existe bajo rendimiento matemático y ansiedad sobre el tema, lo que amenaza el desarrollo de la ciencia y la tecnología en las naciones.

Los investigadores involucrados aseguraron que este es, el primer estudio de su tipo, en mostrar el impacto que puede tener un curso en línea sobre el cambio de la mentalidad y las creencias de los estudiantes en una materia como las matemáticas.

“Realmente espero que el impacto que esta clase en línea tuvo en la mentalidad y el rendimiento de los estudiantes, muestre la importancia de la clase en sí misma, pero también la importancia de cambiar las actitudes de los estudiantes hacia esta materia", concluyó Boaler.