AFP .   26 abril
La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, conversan antes del inicio de una reunión virtual sobre la crisis migratoria, en el edificio de oficinas ejecutivas Eisenhower, en el campus de la Casa Blanca, el 26 de abril de 2021, en Washington, DC. Foto: AFP

Washington. La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, prometió este lunes al presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei, más ayuda a Centroamérica para atender las causas de la migración irregular al norte.

Harris, quien encabeza los esfuerzos del gobierno de Joe Biden para atender la afluencia de migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador a la frontera entre Estados Unidos y México, se reunió con Giammattei por videoconferencia, previo a su visita a Centroamérica prevista para junio.

“Estados Unidos planea aumentar la ayuda a la región, fortalecer nuestra cooperación para gestionar la migración de una manera eficaz, segura y humana”, aseguró Harris a Giammattei.

Biden pidió al Congreso $861 millones para atender las causas que impulsan la inmigración irregular desde Centroamérica, en el marco de su plan de $4.000 millones para la región. Su planteo está incluido en el proyecto de presupuesto para el próximo año que aún debe ser discutido y aprobado por los legisladores.

“Queremos trabajar con usted para abordar tanto las causas agudas como los causas fundamentales [de la migración] de una manera que brinde esperanza al pueblo de Guatemala de que habrá una oportunidad para ellos si se quedan en casa”, manifestó Harris en la cita virtual.

Más de 172.000 indocumentados, incluidos casi 19.000 menores no acompañados, fueron detenidos en marzo en la frontera sur de Estados Unidos, un alza del 71% en un mes y el nivel más alto en 15 años. La mayoría de los migrantes proviene de los tres países del Triángulo Norte centroamericano.

Esa zona, vulnerable a desastres naturales, fue golpeada por dos devastadores huracanes en noviembre y sufre el impacto de la pandemia de covid-19 y de una prolongada sequía.

“Estamos analizando el tema de la pobreza y, por tanto, la falta de oportunidades económicas; el tema de las condiciones climáticas extremas y la falta de adaptación climática, así como la corrupción y la falta de buen gobierno, y la violencia contra las mujeres, indígenas, LBGTQ y afrodescendientes”, dijo Harris.

Señaló que la idea es construir una “estrategia integral” de manera bilateral y multilateral y con organizaciones internacionales.

“Estoy segura de que podemos avanzar y crear un sentido de esperanza hacia el futuro”, aseguró Harris, quien el martes será la anfitriona de una mesa redonda virtual con organizaciones comunitarias guatemaltecas.

‘Hoja de ruta’

Giammattei coincidió en la necesidad de “crear esperanza”.

“El gobierno guatemalteco desea ser socio [de Estados Unidos] para abordar (...) no solo la pobreza sino tantos males que nos afectan”, afirmó, según la traducción al inglés.

Además, destacó su expectativa por la visita de Harris en junio, y propuso trazar un plan conjunto.

“Creo que debemos construir una hoja de ruta entre gobiernos para que podamos llegar a un acuerdo (...) para garantizar la paz, el progreso y el desarrollo, y también para que podamos asegurar la cooperación que necesitamos de ustedes”, manifestó Giammattei.

Harris, que tomó nota al respecto, se despidió con un “muchas gracias” en español.

En Twitter, Giammattei dijo que discutió con Harris “múltiples temas de interés para ambas naciones”.

“Coincidimos en la generación de esperanza a través de la consolidación de muros de prosperidad, para que la gente encuentre oportunidades en Guatemala”, tuiteó.

Según la Casa Blanca, entre los participantes estuvieron el canciller guatemalteco, Pedro Brolo, y Juan González, asesor sobre Latinoamérica en el Consejo de Seguridad Nacional de Biden, y Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado para el Triángulo Norte.

Harris y Giammattei conversaron horas después de que el Tesoro estadounidense sancionara por corrupción al diputado guatemalteco Felipe Alejos Lorenzana y a Gustavo Alejos Cambara, antiguo jefe de gabinete del expresidente Álvaro Colom (2008-2012). La medida supone el bloqueo de todos sus activos e intereses en Estados Unidos.

Ambos, quienes no son parientes a pesar de compartir apellido, son señalados por Washington de intentar interferir en la selección de jueces de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y de la Corte de Apelaciones de Guatemala para su propio beneficio.