Organismos Internacionales

Varias personas resultan heridas en Francia por dispersión de multitudinaria fiesta clandestina

Fiscalía infomó de que cinco personas fueron detenidas

Redon. Cinco policías resultaron heridos y un joven de 22 años perdió una mano durante los disturbios registrados al oeste de Francia, luego de que agentes dispersaron una fiesta clandestina que reunió a unas 1.500 personas, informaron este sábado las autoridades locales.

Más de 400 gendarmes intervinieron para impedir la rave –fiesta multitudinaria clandestina– en Bretaña, cerca de la localidad de Redon.

La operación policial culminó totalmente hasta este sábado en la tarde, después de que los jóvenes intentaran volver al lugar del encuentro.

La Policía utilizó gases lacrimógenos para sofocar el nuevo intento, comprobó un periodista de la AFP.

“Cinco hombres fueron detenidos”, precisó el fiscal de la ciudad de Rennes (oeste), Philippe Astruc.

De acuerdo con la prefectura, los juerguistas intentaron montar la fiesta en el hipódromo local y organizaron todo, a pesar del toque de queda vigente a partir de las 11 p. m., el cual será levantado este domingo, debido a la disminución de los casos de coronavirus en Francia.

El prefecto del departamento Ille–et–Vilaine, Emmanuel Berthier, denunció “disturbios de gran violencia”.

Mencionó que “1.500 personas” se habían reunido para una fiesta rave en homenaje al joven Steve Maia Caniço, quien murió en Nantes (oeste) hace dos años durante la Fiesta de la Música al caer al río Loira, cuando la Policía intervino para dispersar una concentración.

Según el prefecto, "los enfrentamientos extremadamente violentos duraron gran parte de la noche, más de siete horas", y hubo lanzamientos de cócteles molotov, bolas de petanca y bloques de hormigón.

El prefecto consideró que la Policía se enfrentó a “gente que tenía un objetivo, pelearse con ellos”.

Los gendarmes impidieron el acceso a la zona de la fiesta, cerca del hipódromo de Redon, constató un fotógrafo de la AFP.

Decenas de jóvenes se reunieron, bajo un cielo gris, cerca de la vasta pradera después de haber sido desalojados del lugar, indicó un periodista de la AFP.

"Era la guerra", comentó Flo, un joven de 22 años.

El ministro del Interior “Gérald Darmanin sigue muy de cerca la situación en Redon. Canceló los actos programados durante su jornada y se está informando regularmente con las autoridades”, afirmó su entorno.

Los altercados se produjeron dos días antes de la Fiesta de la Música del 21 de junio, que suele reunir a grandes multitudes.

Este año se celebrará con normas sanitarias para evitar brotes de covid–19, con espectáculos solo con asientos, la prohibición de “conciertos improvisados” en la calle o en bares y restaurantes y la exigencia de tener un pase sanitario en los lugares que acojan a más de 1.000 personas.