AFP. 8 abril

La ministra sudanesa de Asuntos Exteriores, Mariam Al Mahdi, excluyó el jueves la "opción militar" para impedir que Etiopía prosiga el llenado de una represa sobre el Nilo, que provoca vivas tensiones entre los países ribereños aguas abajo.

Sudán y sobre todo Egipto ven esta presa como una amenaza para sus recursos hídricos y multiplica las advertencias contra Etiopía, que el miércoles afirmó una vez más su determinación de seguir adelante.

Pero "no se habla de opción militar", aseguró Mariam Al Mahdi ante la prensa durante una visita el jueves a Catar.

"Estamos discutiendo opciones políticas", destacó la ministra sudanesa.

Mencionó "una movilización importante de la opinión mundial y sobre todo africana (...) para impedir que Etiopía siga desestabilizando la seguridad de sus importantes vecinos, Egipto y Sudán".

Desde el inicio de las obras de la presa por parte de Etiopía en 2011, Egipto y Sudán querían un acuerdo tripartito sobre su funcionamiento antes de que comenzara el llenado.

Pero Etiopía considera que no puede retrasarse.

A pesar del estancamiento diplomático, el llenado, cuya primera fase se completó en 2020, continuará durante la próxima temporada de lluvias que debe comenzar en junio o julio, anunció el miércoles su ministro de Agua, Seleshi Bekele.

Etiopía afirma que la presa es vital para satisfacer las necesidades energéticas de sus 110 millones de habitantes.

Desde Jartum, el ministro sudanés de Riego, Yasser Abbas, advirtió el miércoles en Adís Abeba que para su país "todas las opciones son posibles, incluyendo el regreso al Consejo de Seguridad (y) el camino de un endurecimiento político".

str-gw/aem/feb/mab/mb