AFP . 21 abril
AFP
AFP

Moscú. Rusia anunció este lunes la apertura de una investigación contra Google y su plataforma de videos YouTube por “abuso de posición dominante”, un nuevo enfrentamiento entre las autoridades rusas y los gigantes del sector digital.

En un comunicado, la Agencia Federal Antimonopolio (FAS) dijo haber abierto esta investigación porque las reglas de suspensión o supresión de cuentas YouTube son "opacas, no objetivas e imprevisibles".

"Esto lleva a bloqueos repentinos y a la supresión de cuentas de usuarios sin advertencia ni fundamento para tales acciones", continuó el regulador.

La FAS agregó que esas medidas pueden "perjudicar los intereses de los usuarios y limitar la competencia".

Según el regulador, esta investigación tiene lugar también tras una alarma de una organización rusa poco conocida, el Centro Regional de Tecnologías de Internet (Rotsit), que se presenta como un grupo que defiende "los intereses de los internautas" rusos.

Las autoridades rusas han multiplicado las críticas contra varias redes sociales extranjeras, como Twitter, Facebook y YouTube, pero también la china TikTok, criticadas por su omnipotencia y su moderación de contenidos, especialmente políticos.

Moscú las acusa especialmente de haber permitido la circulación de publicaciones en apoyo del opositor Alexéi Navalni.

En Rusia, donde existe una mayor libertad de expresión en internet que en los medios tradicionales, las plataformas, como Youtube, suelen servir para difundir mensajes contra el poder, por ejemplo, las investigaciones realizadas por Navalni y su equipo.

El portavoz del opositor encarcelado dijo el lunes que recibió un mensaje de Roskomnadzor, la agencia rusa que controla las publicaciones en internet.

Según Youtube, Roskomnadzor pidió la supresión de un video de Navalni en el que hacía una convocatoria para manifestarse este miércoles contra las condiciones de su detención.

En cambio, las autoridades rusas criticaron recientemente que Youtube obstaculizó la difusión de videos pro-Kremlin.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ya había denunciado a finales de enero que los gigantes de internet "competían de facto con los Estados" y había hablado de "intentos de controlar brutalmente la sociedad".

"El hecho de que la publicación y la difusión de contenidos de video en Rusia puedan ser reguladas por las legislaciones de otros países no es correcto", denunció en diciembre Rotsit.

Según este organismo, las actuales condiciones de uso de Google permiten "limitar arbitrariamente cualquier cuenta" y los motivos que permiten bloquearlas o suspenderlas "dependen de la valoración casi ilimitada de YouTube".

Las autoridades rusas bloquearon el acceso a otras plataformas utilizadas por la oposición, como la red profesional Linkedin, que es propiedad de Microsoft, al ser acusada de no querer almacenar sus datos en Rusia.

Twitter, Facebook o Google también suelen recibir multas de decenas de miles de dólares, unas cantidades irrisorias comparadas con los beneficios de estos gigantes tecnológicos.