Directora de regulador europeo: ‘Los beneficios de la vacuna de AstraZeneca superan a los riesgos’

Al menos 16 países han suspendido el uso del inyectable después que se señalaran problemas sanguíneos en personas vacunadas

Bruselas. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) aseguró el martes que “no hay pruebas” de supuestos efectos negativos de la vacuna contra la covid-19 de AstraZeneca y sigue “convencida” de sus beneficios, en momentos en que la OMS aborda la cuestión tras la suspensión decidida por varios países en Europa, donde se superaron las 900.000 muertes por el coronavirus.

“Seguimos firmemente convencidos de que los beneficios de la vacuna AstraZeneca en la prevención de la covid-19, con su riesgo asociado de hospitalización y muerte, superan los riesgos sobre estos efectos secundarios”, dijo Emer Cooke, directora ejecutiva del regulador europeo, con sede en Holanda.

Al menos 16 países, entre ellos Alemania, España, Francia e Italia, suspendieron por precaución el uso de la vacuna AstraZeneca después que se señalaran problemas sanguíneos en personas vacunadas, como dificultades para coagular.

“A día de hoy, no hay pruebas de que la vacunación haya causado estas afecciones. No han aparecido en los ensayos clínicos y no figuran como efectos secundarios conocidos o esperados”, indicó Cooke, agregando que la EMA examinaba efectos adversos graves en “todas las vacunas”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el primer ministro italiano, Mario Draghi, consideraron “alentadoras” las declaraciones de la EMA, tras una entrevista telefónica, según un comunicado del gabinete del jefe del Ejecutivo italiano.

El primer ministro francés, Jean Castex, dijo que, para dar confianza a los franceses, se vacunará “muy rápidamente” con la vacuna de AstraZeneca si la EMA la avala.

This browser does not support the video element.

‘Sin vínculo’

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que no se pronunció este martes pero evalúa esta semana la situación, aconseja seguir administrando este inmunizante contra el coronavirus.

“No queremos que la gente entre en pánico y, por el momento, recomendamos que los países sigan vacunando con AstraZeneca”, dijo la responsable científica de la OMS, Soumya Swaminathan.

Desde Reino Unido, donde ya se ha administrado una primera dosis (de AstraZeneca o Pfizer/BioNTech) a casi 24,5 millones de personas, el primer ministro Boris Johnson, reafirmó el martes que la vacuna desarrollada por AstraZeneca con científicos de la Universidad de Oxford era “segura” y “extremadamente” eficaz.

A estas dudas sobre los efectos del fármaco se suman los problemas de suministro del laboratorio a la Unión Europea, por lo que el bloque “no excluye” presentar un recurso judicial contra el grupo farmacéutico, dijo el martes el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune.

El retraso en la entrega de vacunas “anormal”, Europa debe tomar medidas, manifestó Castex.

En paralelo, la Comisión Europea anunció un acuerdo con los laboratorios Pfizer y BioNTech para “acelerar” la entrega de 10 millones de dosis de su vacuna contra la covid-19 para los países del bloque.

La empresa española Zendal está en “negociaciones” con Rusia para producir la vacuna contra la covid-19 Sputnik V, afirmó Pedro Mouriño, presidente del fondo de inversión IberAtlantic.

En otras regiones del mundo, varios países también interrumpieron la aplicación del inmunizante de AstraZeneca.

En Latinoamérica, el gobierno venezolano anunció que no permitirá su uso, debido a “las complicaciones que se han presentado”.

Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo, también anunció que retrasaba el inicio de la campaña de la administración de AstraZeneca.

Sin embargo, en otra nación del sudeste asiático, Tailandia, donde también se había suspendido, finalmente este martes se empezó a inyectar, y su primer ministro, Prayut Chan-O-Cha, recibió la primera dosis.

Entretanto, la empresa estadounidense de biotecnología Moderna, cuya vacuna contra el covid-19 es una de las autorizadas en Estados Unidos y la UE, comenzó ensayos clínicos de su inmunizante en niños con edades entre 6 meses a 12 años.