Cables

Rahm acecha el liderato del Abierto de golf de EEUU, que comparten Bland y Henley

Sin rastro de su semana de cuarentena por el coronavirus, el español Jon Rahm se colocó a dos golpes de los colíderes del Abierto de Estados Unidos, el inglés Richard Bland y el estadounidense Russell Henley, tras la segunda ronda del viernes.

Rahm firmó una tarjeta de 70 golpes con tres birdies y dos bogeys para un total acumulado de 139, tres bajo par, en el tercer Grand Slam de la temporada que se celebra en el campo de Torrey Pines (San Diego, California).

El número tres mundial, que pugna por su ansiado primer título 'Major', está empatado en el cuarto lugar con el estadounidense Bubba Watson.

Por delante de él se encuentran Bland y Henley, una improbable pareja de líderes que encabeza la tabla con 137 golpes, cinco bajo par.

Bland, número 115 del ranking mundial, firmó una espectacular segunda ronda de 67 golpes mientras Henley, número 63, conservó el liderato inicial del jueves con 70 golpes.

Henley no conquista un título de PGA desde el Abierto de Houston de 2017 y nunca ha terminado entre los diez mejores de un 'Major'.

"Me siento bien con mi juego", afirmó. "Nunca he estado en esta posición antes en un 'Major'. Siento que voy a aprender algo pase lo que pase".

Por su parte Bland, de 48 años, logró el mes pasado en el British Masters su primer triunfo tras 478 participaciones en torneos a lo largo de un cuarto de siglo, convirtiéndose en el ganador más veterano de la historia del circuito europeo.

El inglés amenaza con convertirse en el ganador de mayor edad en la historia del Abierto, superando la marca de 45 años establecida por el estadounidense Hale Irwin en 1990.

A ese reconocimiento también aspira Phil Mickelson, que mejoró su decepcionante arranque con un segundo recorrido de 69 golpes, aún lejos de la cabeza con un acumulado de 144.

"Hoy no logré agarrar una racha pero estoy jugando lo suficientemente bien como para hacerlo el fin de semana", dijo el californiano, que el miércoles cumplió 51 años.

Mickelson necesita un triunfo en el Abierto para completar un pleno de trofeos de Grand Slam, una hazaña que solo han logrado cinco jugadores, pero aún no le acompaña la magia con la que ganó en mayo el Campeonato de la PGA erigiéndose en el ganador más veterano de un 'Major'.

El tercer lugar de la tabla lo comparten el sudafricano Louis Oosthuizen y el estadounidense Matthew Wolff, ambos con 138 golpes.

El español Rafa Cabrera Bello, que fue tercero en la jornada inaugural, cayó hasta el 30º lugar con un desafortunado recorrido de 76 golpes, con cinco bogeys, dos doble bogeys y tres birdies.

La tarde del jueves, un grupo de 36 jugadores no pudo completar la primera ronda por la falta de luz, después de que la jornada arrancara con una hora y media de retraso por la niebla.

Rahm fue uno de los que se apresuró para terminar el recorrido en medio de la penumbra. Un día después se colocó en una buena posición para el asalto el fin de semana a su ansiado primer título de Grand Slam.

"Fue una batalla total (...) Tuve algo de frustración en un par de hoyos, sentí que estaba haciendo buenos swings pero no tenía los resultados que esperaba", dijo Rahm sobre su segundo recorrido. "Me siento con confianza" para el fin de semana.

El ex número uno mundial apenas pudo preparar este torneo después de estar una semana en cuarentena por su impactante positivo por covid-19 en el Memorial Tournament, que se conoció cuando lideraba el torneo por seis golpes a falta de una sola ronda.

El español está acompañado en Torrey Pines por su esposa y su hijo Kepa, nacido en abril, y por sus padres, a quienes no veía desde hace más de un año.

"Estoy disfrutando de la vida fuera del campo y eso se traslada al campo", reconoció. "Ser padre te pone las cosas en perspectiva y lo que pasó esta semana no se puede comparar con apenas cinco segundos" de estar con mi hijo.

Este viernes, el ganador del Abierto de 2020, el estadounidense Bryson DeChambeau, subió al lugar 13 con una segunda ronda de 69 golpes.

En cambio su compatriota Dustin Johnson, número uno del golf mundial, sigue sin levantar cabeza en un año especialmente aciago.

El ganador del Masters de Augusta de 2020 sumó seis bogeys, con cuatro birdies, en el segundo recorrido, que terminó con 73 golpes en el 30º lugar.

Entre los latinoamericanos, el chileno Joaquín Niemann y el venezolano Jhonattan Vegas se ubican también en el 30º puesto con un acumulado de 144 golpes, dos sobre par.

js-gbv/gma