Cables

La segunda etapa para Jakobsen, Van Aert nuevo maillot amarillo del Tour

El neerlandés Fabio Jakobsen (Quick-Step) se impuso al esprint este sábado en la segunda etapa del Tour de Francia, en Nyborg, después del paso por el monumental puente que une dos islas de Dinamarca (Seeland y Fionia).

El belga Wout Van Aert (Jumbo), segundo en meta, se vistió el maillot amarillo de líder al término de esta etapa en la que el pelotón sufrió el viento de cara en el estrecho del Grand Belt.

"Llego de muy, muy lejos", declaró metafóricamente Jakobsen, que debuta en el Tour de Francia a sus 25 años. "Los que me conocen saben todos los sacrificios que hice", añadió. Jakobsen se hizo con la victoria menos de dos años después de su grave accidente en agosto de 2020 en la Vuelta a Polonia. Firmó así la 36ª victoria de su carrera, la undécima del año.

Por detrás de él, Van Aert finalizó de nuevo en el segundo puesto, al igual que el viernes en la contrarreloj inaugural en la capital Copenhague.

El belga, uno de los corredores que tienen más ojos puestos sobre él desde su primera participación en 2019, se vistió de amarillo por primera vez.

Despojó del maillot de líder al belga Yves Lampaert (Quick-Step), quien se vio retrasado por una caída a la entrada de los 20 últimos kilómetros pero que logró enganchar con el pelotón.

"Estoy feliz por haber sido maillot amarillo una vez en mi vida. Hoy es Van Aert el que lo viste. 'Chapeau' porque se lo merece. Nosotros nos consolamos con una nueva victoria de etapa (del equipo)", declaró Lampaert.

Otra caída se produjo en los tres últimos kilómetros, sin consecuencias a nivel de tiempos. El vigente campeón del Tour, el esloveno Tadej Pogacar, llegó a meta con un tiempo de retraso, pero que no se le computa como así lo estipula el reglamento.

Por la victoria de la etapa, Jakobsen superó por media rueda a Van Aert, un día después de la victoria de su compañero de equipo Lampaert. El danés Mads Pedersen fue tercero en la etapa.

En esta etapa de 202,2 kilómetros, el público danés, llegado en masa a presenciar la carrera, dio una muestra de saber estar a ambos lados del asfalto.

Sin tener que lamentar la avalancha de caídas que se dan a menudo al inicio del Tour, la carrera se resumió en su primera mitad del recorrido por un desfile precedido de una escapada de cuatro corredores, el danés Magnus Cort Nielsen, quien se aseguró el primer maillot a puntos de la montaña, el noruego Sven Erik Byström, así como los franceses Cyril Barthe y Pierre Rolland, distanciados más adelante.

Byström, que se quedó solo en cabeza, fue alcanzado antes de los 30 últimos kilómetros por un pelotón cada vez más nervioso.

Sobre el largo doble puente final, ocupado en su casi totalidad por el pelotón, el ritmo fue ralentizado por el viento en contra que disuadió cualquier voluntad de ataque. Aunque el colombiano Rigoberto Urán (segundo en el Tour 2017), que estaba retrasado antes de la entrada al puente, fue obligado a una larga carrera persecución para poder regresar al pelotón antes de los ocho últimos kilómetros.

El domingo, el Tour vivirá su último día en Dinamarca, con una tercera etapa de 182 kilómetros entre Vejle y Sönderborg, antes del traslado de la caravana a Francia.

jm/iga/psr

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.