AFP . 11 mayo
Policías en las afueras de una sala de masajes donde varias persona fueron asesinada a tiros, el 16 de marzo del 2021, en Atlanta, Georgia. Foto: AFP
Policías en las afueras de una sala de masajes donde varias persona fueron asesinada a tiros, el 16 de marzo del 2021, en Atlanta, Georgia. Foto: AFP

Georgia. El autor de los tiroteos en varios salones de masaje asiáticos de Atlanta en marzo eligió a sus víctimas en función de su origen étnico, según estimó el martes una fiscala estadounidense, que pretende solicitar la pena de muerte para el acusado.

Robert Aaron Long, un hombre blanco de 22 años, fue inculpado formalmente por un gran jurado por los asesinatos y por “terrorismo interior”, según documentos judiciales transmitidos a la AFP.

En paralelo, la fiscala del condado de Fulton, Fani Willis, informó al tribunal de la “intención del estado” de Georgia de pedir la pena de muerte contra el acusado por el carácter “horrible e inhumano” de los asesinatos.

El individuo, según ella, “seleccionó” a sus víctimas en función de su “raza, origen, sexo y género, real o percibido”.

El 16 de marzo, el joven, un ferviente cristiano adepto a las armas, abrió fuego en un salón de masaje de Acworth, a unos 50 kilómetros de Atlanta, dejando cuatro muertos y dos heridos. Más tarde, atacó otros dos salones situados en esta gran ciudad del sur del país, acabando con otras cuatro vidas.

La tragedia suscitó una fuerte conmoción en Estados Unidos, especialmente entre la comunidad de origen asiático, a la que pertenecían seis de las ocho víctimas.

Robert Aaron Long, que reconoce los hechos, afirmó; sin embargo, a los investigadores que no actuó con una motivación racista y se presentó como un “obseso sexual” ansioso por acabar con “una tentación”.

Sin prejuzgar el resultado de la investigación, el presidente demócrata, Joe Biden, estimó como “muy preocupante” el recrudecimiento de la violencia contra los estadounidenses de origen asiático desde el comienzo de la pandemia.