Cables

Cambio climático favorece hecatombe de anfibios y afecta Centroamérica

Tres especies de anfibios de América Central han desaparecido y muchas otras podrían extinguirse pronto, víctimas de un hongo mortal cuya expansión se ve favorecida por el cambio climático, afirmó el jueves la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Estas tres especies, entre ellas el colorido atelopus chiriquiensis, que vivía en altitud en Costa Rica y Panamá pero que no fue visto desde 1996, entrarán, junto a otras 28 especies, en la categoría extinción de la "lista roja" de la UICN.

La lista roja incluye 128.918 especies de plantas y animales, entre ellas 35.765 que están en peligro de extinción.

"La lista de especies extintas que se alarga es un recordatorio brutal de que es urgente tomar más medidas para la conservación" de la naturaleza, subrayó Bruno Oberlé, director general de la UICN, que agrupa a más de 1.400 organizaciones y gobiernos.

Otras 22 especies de anfibios que se encuentran en América Central y del Sur figuran en la lista de especies "gravemente amenazadas", la categoría que precede a la extinción, en la clasificación de la UICN a nivel internacional.

El responsable de la hecatombe, identificado hace tiempo, es un hongo que ataca la piel de las ranas, los sapos y otros batracios y que termina matando a sus víctimas impidiéndoles respirar.

"Es una especie invasora que afecta a un gran número de anfibios en diferentes partes del mundo: Europa, América del Sur, Asia y África", comenta a la AFP Craig Hilton Taylor, encargado de la elaboración de la lista roja en el seno de la organización.

"El cambio climático parece ayudar a la expansión del hongo y crear las condiciones para que la prospere, y luego aniquile a las poblaciones de ranas", explica, hablando de una "enorme crisis" que afecta a los anfibios.

Otras especies amenazadas o extinguidas son las 17 especies de peces que habitan el lago Lanao, en Filipinas. Esta vez los culpables son dos especies de peces depredadores, introducidos accidentalmente hace medio siglo.

En la actualidad, 15 de los peces autóctonos desaparecieron y otros dos están gravemente amenazados, e incluso pueden haber desaparecido.

Además, la sobrepesca, la contaminación y la deforestación han "modificado masivamente" el ecosistema del lago, subraya Hilton Taylor.

Entre estas especies amenazadas se encuentra también el delfín del Orinoco (sotalia fluviatilis). Este mamífero figura en la categoría de las especies en peligro porque su población es víctima de las redes de pesca, de las instalaciones de represas o incluso de la contaminación.

Para Craig Hilton Taylor hay una nota positiva, ya que las autoridades de Perú, Ecuador, Colombia y Brasil se movilizan conjuntamente para salvar al delfín del Orinoco.

En la misma línea optimista, el bisonte de Europa acaba de pasar de la categoría "casi amenazada" a la categoría "vulnerable". El mamífero más grande de Europa sólo sobrevivió en cautividad antes de ser reintroducido en la naturaleza en los años 50.

Hoy en día, los intensos esfuerzos han permitido pasar de una población de 1.800 cabezas en 2003 a 6.200 en 2019, con 49 rebaños en libertad en el Viejo Continente.