AFP . 8 abril
La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, urgió este 8 de abril del 2021 a las mayores economías del mundo a desplegar un esfuerzo adicional en su gasto, para ayudar a reactivar la producción, aquejada por la crisi causada por el nuevo coronavirs. La imagen corresponde a febrero del 2021. Archivo/Brendan Smialowsk/AFP.
La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, urgió este 8 de abril del 2021 a las mayores economías del mundo a desplegar un esfuerzo adicional en su gasto, para ayudar a reactivar la producción, aquejada por la crisi causada por el nuevo coronavirs. La imagen corresponde a febrero del 2021. Archivo/Brendan Smialowsk/AFP.

“El trabajo aún no está terminado”. Estados Unidos instó este jueves 8 de abril a las grandes economías a hacer más para apoyar el crecimiento mundial, y señaló su voluntad de estar en el centro de la ayuda internacional para superar la crisis de la covid-19.

“Insto a las grandes economías no solo a que eviten retirar el apoyo muy pronto sino a que, además, aporten montos significativos en nuevas ayudas fiscales para asegurar una recuperación sólida”, dijo la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, en una declaración al FMI.

El Fondo Monetario Internacional presentó esta semana, en el marco de sus reuniones de la primavera boreal con el Banco Mundial, un panorama económico más optimista para el 2021 y 2022, gracias al robusto repunte económico en Estados Unidos.

La economía más grande del mundo adoptó un nuevo paquete de estímulo fiscal de $1,9 billones a finales de marzo. Y el gobierno de Joe Biden busca ahora que el Congreso apruebe en los próximos meses un vasto plan de inversión en infraestructura de más de $2 billones durante ocho años.

El FMI celebró esta semana las rápidas respuestas de varios países a la crisis derivada de la pandemia, incluidos $16 billones en fondos públicos, que evitaron que la peor recesión en tiempos de paz en un siglo fuera tres veces peor.

Sin embargo, la recuperación es desigual entre países y los retrasos en la vacunación anticovid amenazan con ampliar las brechas entre ricos y pobres. Los países emergentes están rezagados, así como las economías de América Latina, e incluso Europa.

Yellen fue enfática sobre la urgencia de acabar con la pandemia de covid-19.

"La prioridad más importante es poner fin a la crisis sanitaria, que es un requisito previo para una recuperación económica sólida", dijo en su declaración al Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI (CMFI), el órgano de formulación de políticas del organismo multilateral.

La secretaria del Tesoro destacó el “progreso sustancial” en la inmunización en Estados Unidos, con un promedio de más de tres millones de inyecciones diarias. Y prometió trabajar en la búsqueda de “soluciones globales” para ayudar a vacunar al resto del mundo.

El gobierno de Biden ya comprometió $4.000 millones para el Covax, el mecanismo impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar un acceso equitativo global a las vacunas anticovid.

“Estados Unidos continuará trabajando con sus socios para aumentar el suministro de vacunas, explorar el intercambio de vacunas excedentarias y asegurarse de que el financiamiento no se convierta en un obstáculo para la vacunación mundial”, prometió Yellen.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, se sumó al llamado de Estados Unidos, el mayor contribuyente entre los 190 miembros del Fondo, recalcando la necesidad de una cooperación internacional más sólida.

El apoyo continuo es necesario para mitigar y curar las cicatrices económicas, señaló Georgieva en rueda de prensa, luego de la reunión del CMFI realizada por videoconferencia.

“Queremos asegurarnos de que todos tengan la oportunidad justa de tener una vida mejor”, afirmó.

Georgieva celebró el apoyo expresado por el CMFI para aumentar en unos $650.000 millones los Derechos Especiales de Giro (DEG) del FMI, el activo de reserva internacional creado en 1969 contra el cual los miembros pueden pedir préstamos para complementar sus propias reservas.

“Esto proporcionará un impulso sustancial de liquidez a todos nuestros miembros, especialmente a los más vulnerables”, sostuvo la titular del FMI.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, que asistió a la reunión del CMFI como observador, también llamó en su declaración a evitar una retirada prematura y abrupta del apoyo fiscal.

Además, destacó que los esfuerzos financieros desplegados en el mundo son una oportunidad para acelerar la transición hacia una economía menos emisora de carbono y limitar la amenaza que representa el cambio climático.

Georgieva también saludó la disposición mostrada esta semana para abordar los problemas derivados del calentamiento global, que tienen un impacto en la estabilidad macroeconómica y financiera”.

Aseguró que, junto con el Banco Mundial, el FMI está trabajando para encontrar soluciones que ayuden a los países más pobres a virar hacia el desarrollo sostenible.

Ambas instituciones evalúan vincular el alivio de la deuda con inversiones para abordar el cambio climático y reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.