AFP . Hace 22 horas
Un hombre corre mientras un fuego arde dentro del campamento de migrantes de Moria en la isla de Lesbos, el 9 de setiembre del 2020. Foto: AFP
Un hombre corre mientras un fuego arde dentro del campamento de migrantes de Moria en la isla de Lesbos, el 9 de setiembre del 2020. Foto: AFP

Quíos. Cuatro jóvenes afganos empezaron a comparecer este viernes ante un tribunal de la isla griega de Quíos, acusados de incendiar en setiembre del 2020 el campo de refugiados de Moria, en Lesbos, entonces el mayor de Europa.

Los acusados, quienes llegaron esposados y escoltados por policías, se enfrentan hasta a 15 años de prisión por los cargos de incendio intencionado y pertenencia a una organización criminal, indicó una fuente judicial a la AFP.

El mísero megacampamento de Moria, creado en 2005 en el punto álgido de la crisis migratoria, quedó completamente destruido por dos incendios los días 8 y 9 de setiembre del 2020, que no causaron víctimas.

Más de 13.000 migrantes sin hogar se quedaron errando durante días por la isla de Lesbos, entre ellos niños y personas con discapacidad, antes de que se abriera un nuevo campo de urgencia.

En otro proceso en marzo, otros dos jóvenes afganos, menores en el momento de los hechos, fueron condenados a cinco años de prisión por un tribunal de Lesbos por estos incendios.

En la isla vecina de Quíos, donde se celebra este segundo juicio al que no se permitió la entrada de periodistas por cuestiones sanitarias, los abogados de los cuatro afganos deben plantear la cuestión de la minoría de edad.

La ONG Legal Centre Lesvos, que los defiende, denuncia que tres de ellos no fueron reconocidos como menores, pese a presentar documentos que lo demostraban durante su detención.

El grueso de la acusación se basa en el testimonio de un demandante de asilo afgano que vivía también en el campo de Moria y que señaló a los seis jóvenes como autores del incendio, según una fuente judicial.

Este testigo clave no estaba presente en la audiencia del viernes, constató un periodista de la AFP. Según la defensa, tampoco estuvo en el juicio de marzo, ya que no pudo ser localizado.

“Nosotros no lo hicimos. Somos inocentes”, dijeron los cuatro sospechosos, según su intérprete, durante su comparecencia a mediados de setiembre ante un juez de instrucción.

Los sospechosos acusan a este testigo de haberlos incriminado ya que no pertenecen a la misma tribu, indicaron a la AFP los abogados de la defensa.

Los choques entre tribus o etnias rivales eran habituales el campo de Moria, que llegó a albergar a más de 20.000 personas en marzo del 2020.

En el momento del incendio, la situación era explosiva en el hacinado campamento, donde los migrantes vivían en lamentables condiciones higiénicas y bajo un estricto confinamiento desde hacía meses por el coronavirus.

Como el conjunto del país, Moria se confinó en marzo del 2020, pero, en cambio, no se benefició del levantamiento gradual de las medidas. El acceso de las ONG estaba además prohibido por riesgos de contagio.

El 2 de setiembre del 2020, se detectó un primer caso en un refugiado que volvía a Moria tras una estancia en el continente y las tensiones explotaron días después.

Según testimonios recabados por la AFP, la noche del primer incendio, unos 200 migrantes rechazaron ser puestos en cuarentena en una zona de aislamiento creada en el campo.

(Video) Operación de rescate en campo de migrantes de Grecia tras incendio