AFP . 15 diciembre, 2020
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el Palacio Planalto de Brasilia, el 10 de noviembre del 2020. Foto: AFP
El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, en el Palacio Planalto de Brasilia, el 10 de noviembre del 2020. Foto: AFP

Brasilia. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, un aliado ideológico de Donald Trump, fue el último de los líderes del grupo de potencias industrializadas y emergentes del G20 en felicitar a Joe Biden por su victoria en las presidenciales estadounidenses.

“Saludo al presidente Joe Biden”, afirmó Bolsonaro, según una nota transmitida por la cancillería.

“Estoy pronto para trabajar con Su Excelencia para dar continuidad a la construcción de una alianza Brasil-EEUU, en defensa de la soberanía, la democracia y la libertad en todo el mundo, así como en la integración económico-comercial en beneficio de nuestros pueblos”, agregó.

Las felicitaciones de Bolsonaro llegaron unas horas después de las del ruso Vladimir Putin y el mexicano Andrés Manuel López Obrador y completan las de los miembros del G20. Las tres se produjeron al día siguiente de la ratificación de la victoria de Biden por el Colegio Electoral de Estados Unidos.

Bolsonaro, llamado el “Trump tropical”, nunca ocultó sus simpatías por el republicano y durante la campaña sostuvo con el ahora presidente electo de Estados Unidos polémicas en torno a la deforestación amazónica.

Esa demora en manifestarse, según algunos analistas, podría acentuar los “desencuentros” entre las dos mayores economías hemisféricas, aunque otros opinan que se trata de un gesto sin consecuencias si Brasil sigue respaldando a Washington en su confrontación con China.

En un debate electoral con Trump a fines de setiembre, Biden amenazó al gobierno brasileño con “consecuencias económicas significativas” si no actúa contra la deforestación de la mayor selva tropical del planeta. Bolsonaro repuso que esa declaración “desastrosa y gratuita” ponía en riesgo la “convivencia cordial” entre los dos países.

Días después de la victoria de Biden, contra la cual Trump presentó varios recursos, el mandatario brasileño preguntó con ironía si las elecciones estadounidense ya habían terminado y advirtió al demócrata, sin mencionarlo, que Brasil tiene “pólvora”.

‘Solo un detalle’

“Desde la campaña [estadounidense] ya había una preocupación por la distancia entra las agendas prioritarias de Bolsonaro y Biden en relación a la conservación ambiental, el desarrollo sostenible o los derechos humanos. Esa demora en reconocer la victoria de Biden potencia el riesgo de desencuentros en política externa”, manifestó el analista Thomaz Favaro, de Control Risks.

Rubens Barbosa, exembajador brasileño en Washington y actual presidente del Instituto de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior (Irice), piensa que felicitar o no a Biden “es sólo un detalle que forma parte de la cortesía diplomática. Lo que va a marcar las relaciones entre ambos son los grandes temas como el medio ambiente o el 5G”.

Brasil debe licitar en el 2021 la instalación de la red 5G (internet móvil de muy alta velocidad), una espinosa cuestión que enfrenta a nivel global a China y Estados Unidos, los dos principales socios comerciales del país sudamericano.

Por ahora, el mandatario brasileño ha evitado definirse. Pero en noviembre su gobierno manifestó simpatía con el programa Clean Network, promovido por Trump para frenar el avance de China en esa tecnología a nivel global.

Para Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales en la Fundación Getulio Vargas de Río de Janeiro, Bolsonaro se resistió cuanto pudo a reconocer a Biden “porque quiere tener la libertad de utilizar la estrategia postelectoral de Trump, en caso perder las elecciones del 2022”.

Para Bolsonaro “es importante decir que en Estados Unidos robaron la elección, a fin de sustentar una narrativa para el 2022”, declaró.