Desastres Naturales

Balance de víctimas por inundaciones en China se triplica y supera 300 decesos

Dos semanas después de las torrenciales lluvias, la alcaldesa de Zhengzhou precisó que 39 personas fallecieron en estacionamientos subterráneos y seis en un túnel; los daños en la ciudad alcanzan unos $8.200 millones

Zhengzhou, China. El balance de las inundaciones del 20 de julio en el centro de China fue revisado al alza este lunes por las autoridades, con una nueva cifra de 302 muertos y 50 desaparecidos.

La cifra se triplicó con respecto al recuento de 99 fallecidos que mencionaba el informe anterior.

Se trata del peor saldo a causa de inundaciones desde un deslizamiento de tierra en la localidad de Zhouqu, en la provincia de Gansu, que causó más de 1.800 muertos y desaparecidos en agosto del 2010.

Se cumplen dos semanas desde que el diluvio se abatió sobre la provincia de Henan.

El 20 de julio, las lluvias en Zhengzhou, la capital de esta provincia densamente poblada, inundaron el túnel del tren subterráneo, y atraparon a 500 pasajeros, 14 de los cuales murieron.

En tres días cayó el equivalente de casi un año de precipitaciones en Zhengzhou, algo nunca visto en seis décadas de estudios meteorológicos, y que alimenta la inquietud sobre el impacto del cambio climático.

Ante la prensa, la alcaldesa de Zhengzhou, Hou Hong, precisó este lunes que 39 personas perdieron la vida en estacionamientos subterráneos y seis en un túnel, sin dar más precisiones.

Decenas de coches fueron arrastrados por el agua dentro de un túnel vial, lo cual produjo un espectacular amontonamiento de automóviles en una de las salidas.

Pérdidas millonarias y malestar ciudadano

La alcaldesa cifró los daños en su ciudad en 53.200 millones de yuanes (unos $8.200 millones).

Se ha criticado a las autoridades locales por no ordenar el cierre del transporte público a pesar de las advertencias meteorológicas.

Por otra parte, la esposa de una de las víctimas presentó una demanda contra el operador de la red de tren subterráneo por negligencia, informó la semana pasada el medio local Jimu News.

Las autoridades han intentado poner fin a toda polémica.

La semana pasada, numerosos habitantes llegaron a inclinarse y a depositar ramos de flores o mensajes manuscritos en memoria de las víctimas ante los escalones de la estación de subterráneo de Shakoulu, particularmente afectada por la catástrofe.

Varios reporteros extranjeros, enviados para cubrir lo ocurrido debido a las condiciones climáticas, fueron atacados por algunos habitantes, quienes acusaron de querer presentar a China bajo un ángulo negativo.

Un equipo de la AFP fue rodeado por una veintena de personas, que les exigían la supresión de las imágenes tomadas.

Interrogado el jueves, el portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores, Zhao Lijian, justificó indirectamente estos comportamientos, atribuyéndolos a la “indignación del pueblo chino” por las “falsas informaciones” que difunden regularmente “algunos medios occidentales”.