Por: David Vargas.   26 abril
Foto cortesía de la Asociación Cartago Orgánico
Foto cortesía de la Asociación Cartago Orgánico

Los sábados en la mañana es el momento para conseguir productos orgánicos en Cartago. Desde alimentos naturales, mayonesas artesanales, ajo negro y hasta bebidas a base de jengibre forman parte de la oferta que se puede encontrar en el Mercadito Azul.

Así bautizaron los miembros de la Asociación Cartago Orgánico a su primer mercado de productos orgánicos de la vieja metrópoli. El Mercadito Azul abrió su oferta al público en agosto del 2016 y, gracias al apoyo que reciben de la incubadora de negocios TEC Emprende Lab, adscrito al Centro de Incubación del Tecnológico de Costa Rica (TEC), hoy están en una nueva etapa de aceleración del mercado y de los negocios de estos productores.

Todos los sábados, el Mercadito reúne a los miembros de la Asociación Cartago Orgánico en el parque del residencial El Molino, al sur de la ciudad, y ofrecen frutas orgánicas, vegetales,legumbres, hortalizas, huevos, quesos, productos procesados como salsas, jaleas y chips, artesanías, productos para el cuidado personal y hasta desayunos.

También se desarrollan talleres de yoga y se enseñan técnicas de agricultura orgánica o preparación de quesos veganos, además de campañas de información.

Largo proceso

Para que todo esto sea posible, expertos del TEC trabajan desde hace dos años con esta iniciativa y con los productores locales para impulsar estos negocios. Gracias a este esfuerzo conjunto, hoy el Mercadito Azul abrirá un domingo al mes en el centro comercial Paseo Metrópoli.

“Nos dimos cuenta de que estaban apareciendo muchos productos innovadores en la provincia de Cartago, libres de agroquímicos, con producción local, en pequeñas empresas familiares que no tenían donde promocionar sus productos, tenían que salir a otras provincias o estar en ferias itinerantes. Entonces, se vio la necesidad de crear una feria orgánica, agroecológica, en la provincia“, comentó Laura Mora, presidenta de la Asociación Cartago Orgánico quien creó el Mercadito Azul.

El apoyo que brinda el TEC, por medio de Emprende Lab, consiste en capacitaciones para desarrollar modelos de negocio, control de costos y flujo de caja, y estrategias de mercadeo a los miembros de la Asociación.

Foto cortesía de la Asociación Cartago Orgánico
Foto cortesía de la Asociación Cartago Orgánico

Lorna Vindas, gestora de proyectos de TEC Emprende Labs, detalla que ellos ayudan a los emprendedores a identificar quiénes son sus públicos meta, a establecer cuales deberían ser sus aliados estratégicos, cuáles son sus recursos principales y cuál es la ruta que sigue el dinero en sus negocios.

“La experiencia yo la recomiendo muchísimo”, expresa la presidenta de la Asociación CartagoOrgánico.

“De verdad que ha logrado empoderarnos de nuestras empresas, conocernos mejor, tener una mejor proyección y visualizar hacia dónde vamos, porque todos creemos en nuestras empresas y ahora las vemos como un medio de sustento… Ya dejó de ser un hobby, ahora es lo que nos da de comer“, agregó.

Laura Mora, quien además de ser la presidenta de la asociación es la creadora de su propio emprendimiento llamado Karma Dulce Chocolates, confiesa que la experiencia del acompañamiento que recibe del TEC le da confianza y seguridad. “A veces uno llega a un punto en la empresa en el que sabe que tiene que dar un paso, pero no sabe cuál es o le da miedo cómo hacerlo. Entonces, con la guía de TEC Emprende Lab ya sabés cómo; ellos van a tu lado, y uno se siente muy acompañado”, señala Mora.