Por: David Vargas.   14 mayo

El pasado viernes 11 de mayo fue un día histórico para Costa Rica. Desde la Estación Espacial Internacional, el cosmonauta letón Oleg Artemyev, de la agencia espacial rusa Roscosmos, publicó en su Instagram una foto donde se ve el primer satélite costarricense en el espacio, listo para cumplir con su misión.

Lanzamiento del satélite tico

El satélite, bautizado con el nombre Batsú-CS1, llevó al momento cúspide el proyecto Irazú, una iniciativa para llevar al espacio el primer satélite hecho en Costa Rica de la Asociación Centroamericana de Aeronáutica y del Espacio (ACAE).

A las 4:30 a.m. –hora local del viernes anterior– Batsú-CS1 fue puesto en órbita y casi cinco horas después transmitió sus primeros datos a la estación de control de misión, ubicada en la sede central del Tecnológico de Costa Rica (TEC).

La primera acción en el espacio de Batsú, colibrí en lengua bribri, fue realizar un autodiagnósitico de todos sus sistemas a bordo. Para deleite y alivio de los ingenieros que trabajaron en este proyecto, las antenas se desplegaron correctamente y todos los sistemas operaban con normalidad.

Nuestro colibrí espacial ahora sobrevolará territorio costarricense dos veces al día para recolectar datos del crecimiento de árboles de una finca en San Carlos y su fijación de carbono, y en la segunda pasada, transmitir la información de regreso a la estación de comunicaciones en el TEC.

“Hoy presenciamos un momento histórico en Costa Rica: el funcionamiento del primer satélite Centroamericano. Por primera vez pudimos contactar a un satélite nacional que está transmitiendo desde el espacio”, afirmó Marco Gómez, director de proyectos del Laboratorio de Sistemas Espaciales (SETEC Lab).

“El equipo multidisciplinario de estudiantes y funcionarios del TEC hizo un excelente trabajo el día de hoy, contactando el satélite en su primer pase sobre Costa Rica. El hito no solo demuestra el funcionamiento óptimo del satélite, sino también la calidad de trabajo de científicos e ingenieros nacionales”, afirmó el director.

“Los siguientes días vamos a estar terminando con la calibración de la estación en Tierra y en pocos días el satélite comenzará a recolectar datos de los sensores en San Carlos.”, detalló Gómez.

Esteban Martínez, encargado de comunicaciones de la misión, se sintió muy complacido de los resultados tras la puesta en órbita del satélite.

“Los resultados fueron mucho mejor de lo esperado, ya que se logró hacer contacto a la primera y obtuvimos más tiempo de transmisión de lo que esperábamos en los cálculos previos”, dijo.

Franklin Chang, físico y exastronauta costarricense, expresó, por su parte, su satisfacción tras el exitoso lanzamiento al espacio de Batsú-CS1.

Foto cortesía del TEC
Foto cortesía del TEC

“Es maravilloso ver el fruto de mucho esfuerzo, perseverancia y además calidad técnica de parte de este grupo de jóvenes costarricenses. El llevar un proyecto de esta magnitud a término es muy difícil y lo han logrado. ¡Qué gran orgullo! Mis felicitaciones a ACAE, al TEC y a todos los involucrados en el proyecto. ¡Así se hace! ¡Sí se puede!”.

El primer satélite tico fue diseñado y ensamblado en Costa Rica sobre la plataforma CubeSat, una plataforma modular de construcción. Nuestro satélite es de 10 centímetros cúbicos (10 cm x10 cm x10 cm) lo que lo hace pequeño pero muy capaz, tal y como es un colibrí.

Carlos Alvarado, presidente de ACAE, dejó claro que esto abre más posibilidades. De acuerdo con el presidente, el proyecto Irazú es una prueba de concepto que permitiría seguir escalando y explorando. La experiencia del primera satélite costarricense es la base para desarrollar más proyectos.