BRANDVOICE

¿Es posible vulnerar la seguridad de las criptomonedas?

Hacemos un un balance entre los pros y los contras de la seguridad de estas monedas digitales

Ya es bien sabido que hay formas de robar dinero de cuentas bancarias incluso hasta por medio de llamadas telefónicas. ¿Puede pasar algo similar con las criptomonedas o criptodivisas? A diferencia del dinero con el que contamos en billetes o monedas, o en nuestras cuentas, en el caso de estas monedas digitales no hay entidad financiera que intervenga para incidir en su comportamiento en el mercado, por lo tanto, menos en su seguridad.

Si todavía no sabe bien qué es una criptomoneda, estas son algunas características:

  • Existen múltiples variaciones, algunas de ellas son bitcoin, bitcoin cash, ether y litecoin.
  • El valor de la criptomoneda no está asociado al comportamiento de una economía en particular.
  • No hay intermediarios en las transacciones ni agentes financieros.
  • Los pagos se hacen por Internet.
  • El retorno de su inversión se obtiene por la especulación relacionada con las subidas y bajadas de las monedas.

Ahora sí, hablemos de seguridad. Mientras que los bancos tienen sus protocolos de seguridad, que cambian según sus políticas y práctica, en el caso de las criptomonedas, de alguna forma, la seguridad sí está estandarizada, principalmente con la existencia de los block chains o cadenas de bloques.

A estas cadenas también se les conoce como “libro de contabilidad distribuido”, una base de datos distribuida que registra bloques de información y los entrelaza. La cadena de bloque se almacena por nodos de la red, que se mantienen sincronizados.

La estructura está construida de manera en que es posible verificar que los datos en ese bloque de cadenas no hayan sido manipulados. Así, facilita la verificación de que la información no sea cambiada.

Tomando en cuenta este proceso de seguridad, ¿es posible hacer hackeos con criptomonedas? Andrés Segreda, MSC profesor de Arquitectura de aplicaciones de la Escuela de computación del TEC afirma que los block chains son muy seguros, especialmente por la existencia de secuencia de nodos, donde se requerirían procesos muy complejos de comprobación para poder vulnerar la seguridad.

La información que se registra en estas cadenas se va almacenando en millones de computadoras y está abierta para los usuarios o propietarios de criptomonedas.

Este factor favorece la transparencia y dificulta las modificaciones y vulneraciones. Si los datos quisieran ser cambiados, tendrían que ser aprobados por la mayoría que, en este caso aplica por “la mitad más uno”.

Los peligros no están en la red

Al parecer, los riesgos de la moneda no están en esa posibilidad de hackeo, sino justamente en el banco, explica Segreda. No obstante, en estos lugares se cuenta con ciertos respaldos que, en el caso de las criptomonedas, son inexistentes, por ejemplo, no hay un tracking o seguimiento de las transacciones efectuadas.

Además, con el dinero depositado en un banco, la misma banca estatal brinda un respaldo, tanto de su comportamiento como de su existencia, mientras que se puede contar con la protección de un seguro. Dentro de la seguridad bancaria hay maneras de detectar un comportamiento fraudulento o de la suplantación de la identidad.

Más allá de los eventuales riesgos virtuales, a nivel de seguridad, lo principal es no permitir que alguien tenga acceso a la llave maya donde se encuentre la llave privada de acceso para su cartera (donde se encuentran todas las criptomonedas que posea). Quien se apropie de la cartera, controla, inmediatamente de los fondos que estén en ella.

Aquí es grande la similitud con los billetes y monedas de colones o dólares: si alguien encuentra o roba su billetera, tendrá libre acceso al uso del dinero que se encuentre en ella. “En una criptomoneda como el bitcoin, si alguien me roba el token, ¿a quién demando? ¿cómo demuestro que el código era mío? La seguridad, de alguna forma podría quedar en el usuario final”, explica.

La recomendación básica, entonces es: no le dé la llave maya con su token a nadie y guárdela en un lugar extremadamente seguro. Además, es importante considerar un aspecto más allá del económico. Tomando en cuenta la oscilación, principalmente, la recomendación final de Segreda es: “Tenga en criptomonedas una cantidad que esté dispuesta a perder. Tener criptomonedas es como estar apostando, no debe invertir más dinero del que está dispuesto a dejar ir”.