Por: David Vargas.   6 septiembre
Ver más!
Las redes seguras anónimas trabajan sobre una infraestructura conocida como The Onion Router (TOR). Esta garantiza la privacidad y el anonimato de los usuarios pero se ha prestado para cometer actos ilícitos.

En 1948, la Organización de Naciones Unidas (ONU) proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Concebida en un mundo posguerra y totalmente analógico, la declaración establecía derechos fundamentales para ser respetados en el mundo entero.

Hoy vivimos en una comunidad mundial digital creada por nosotros mismos. Nuestra existencia es mediada por la experiencia digital y no podríamos concebir un día sin tener contacto con redes sociales, Internet, mensajería instantánea o correo electrónico.

En el entorno digital, la privacidad, el anonimato, la libertad de expresión y la seguridad son todos derechos fundamentales para los usuarios. Según el Foro Económico Mundial, estos derechos son una extensión natural de la declaración de 1948 hecha por la ONU.

El Tecnológico de Costa Rica (TEC), en su sede de San José, realiza desde el 2017 el Privafest, actividad enfocada en la divulgación de nuestros derechos digitales, tanto para personas expertas en el tema como para no iniciados.

“La democracia no se sostiene si no tenemos privacidad, si no tenemos anonimato y, del lado del gobierno, si no tenemos transparencia”, dijo Carolina Flores , activista por los derechos digitales, durante la charla ¿Por qué importan los derechos digitales? que impartió junto con Kevin Moraga, docente e investigador de la Escuela de Ingeniería en Computación del TEC en la edición 2018 del Privafest, celebrada en Barrió Amón.

La expositora puso como ejemplo la cantidad de datos que las aplicaciones para móviles pueden recopilar sobre nosotros. El registro menstrual, recordatorios para medicamentos o los sistemas de orientación para vehículos recogen gran cantidad de información. Pueden incluir hasta datos sobre nuestro estado de ánimo. Esta información podría ser usada por terceras organizaciones con fines diferentes al que originalmente acordamos con los creadores de aplicaciones.

“Es cuando interactuamos constantemente con cualquier dispositivo electrónico que coloca nuestros datos y nuestra información personal en depósitos de los que no tenemos ningún control”, puntualizó. Los expositores abogan por que los usuarios tomen conciencia del uso que se le dan a su información y los derechos de privacidad que tienen.

El derecho al anonimato en línea es otro de los temas discutidos en el Privafest 2018. Un tema complejo, pues el anonimato es indispensable para la libertad de expresión en sociedades restrictivas. Sin embargo, hay personas que han abusado de ese derecho para cometer ilícitos. Los usuarios que usan redes seguras anónimas (como The Onion Router, más conocida com TOR), para vender drogas, armas o intercambiar pornografía infantil.

“Por unas personas que abusen del derecho de anonimato no podemos restringir la libertad del resto”, declaró la presentadora.

El Privafest 2018 del TEC abordó temas como los derechos digitales de los menores de edad, el futuro de las bases de datos, la gestión de la privacidad de los datos de las empresas, el estado general de la privacidad digital en Centroamérica, además de temas de tecnología de redes, machine learning, además de el panorama legal de algunas acciones en línea.