David Vargas. 17 mayo

Detrás de la Municipalidad de San José se yerguen edificios grises en medio de lotes baldíos y fachadas gastadas. El ayuntamiento se ha propuesto inyectarle vida a esa zona con el desarrollo de una Ciudad Tecnológica, un moderno edificio que será la sede de desarrollo tecnológico y científico.

En los alrededores de la Transversal 24, donde Sabana Sur se conecta con Barrio Cuba, un lote de 18.000 metros cuadrados será el lugar de nacimiento del proyecto.

Se le conoce también como “T24”, en honor a la calle donde se ubica el terreno, y pretende emular iniciativas de ciudades como Barcelona, España. En esta ciudad del noreste ibérico, transformaron un sector de fábricas abandonadas y hoy es una zona de mayor auge y desarrollo.

El Tecnológico de Costa Rica (TEC) será personaje importante en el elenco de participantes en la obra “T24”. El TEC será el ancla del motor de innovación que impulsará la zona. “Totalmente convencidos de que este es el tipo de emprendimientos que debe realizar el país y, en este caso, un gobierno local. El razonamiento que hay detrás de estas ideas es totalmente lógico“, argumentó el rector del TEC, Dr. Julio César Calvo.

Johnny Araya, alcalde de San José, califica la idea como disruptiva. “Tenemos que pensar en un tipo de desarrollo económico que nos permita generar más y mejores empleos en la ciudad de San José, y nosotros hemos venido construyendo una propuesta muy concreta, que es el proyecto T24”.

Para el alcalde, la participación del TEC es clave para que el proyecto “T24”. Según Araya, las experiencias en otras ciudades han demostrado que los emparejamientos entre empresas y centros académicos son el ingrediente esencial para una receta exitosa con este tipo de proyectos..

La iniciativa cuenta con la asesoría de Miquel Barceló, urbanista que trabajó en la renovación en Barcelona y que visitó Costa Rica para asesorar a la alcaldía josefina.

“El factor conocimiento es lo más importante, el capital humano, las personas son lo más importante, las personas y la interrelación”, afirmó el urbanista. “Por tanto, tenemos que configurar los espacios urbanos y arquitectónicos para favorecer la interacción entre las personas”, agregó.

“Cuando reflexionamos sobre la estructura urbanística de T24 tenemos que introducir estos elementos. No es un proyecto urbanístico, es un proyecto de ciudad, pretendemos que las personas desarrollen ahí su capacidad personal y su capacidad profesional, y se interrelacionan. La creatividad, la innovación, nacen de la interrelación; por tanto, diseñar el espacio es un elemento fundamental“, comentó Barceló.

En el caso de Barcelona, el impacto y los logros de la renovación de su zona industrial se sintío con el aumento de construcción industrial, aumento de espacios de vivienda y renovación de zonas verdes. También aumentaron los ingresos de las empresas, aumentó el número de empleos y se atrajo talento empresarial y universitario a la zona.