Por: David Vargas.   3 agosto
Ver más!
Foto Shutterstock

Hablar de inteligencia artificial (AI por sus siglas en inglés) puede sonarles a algunos como un extracto de una novela de ciencia ficción. Imaginen computadoras emulando el funcionamiento del cerebro humano; esto genera cierta incomodidad en el imaginario colectivo al pensar que pueden reemplazarnos y tomar control del planeta, al mejor estilo de la película Terminator 2.

Todavía estamos lejos de ese escenario futurista donde las computadoras emulen el pensamiento humano. Hoy las computadoras pueden pensar y aprender solo dentro de parámetros limitados. Sin embargo, la AI se usa en más tareas cotidianas de las que usted imagina.

Saúl Calderón, investigador del Tecnológico de Costa Rica (TEC), explica que los filtros de spam en su correo electrónico, el reconocimiento facial en fotografías publicadas en Facebook, las listas de sugerencias de tiendas en línea como Amazon, y los asistentes digitales de Apple, Google, Windows y Amazon son programas computacionales con los que interactuamos día con día que utilizan recursos de AI.

Calderón, quien es coordinador del grupo Parma (siglas que en inglés significan Pattern Recognition and Machine Learning Group) del TEC, agrega que las alertas que hace Google Maps para salir para el trabajo o hacia una reunión –tomando en cuenta el tránsito en las rutas –se logra también con técnicas de AI.

El investigador también explica que Google Maps usa AI para borrar automáticamente los números de placa de carros y rostros de personas en la visualización Street View.

La empresa estadounidense Microsoft anunció hace unos días que usará este recurso para identificar cuáles son los mejores momentos para enviar una actualización de Windows. Google Docs también recurrirá a la AI para mejorar su corrector de palabras y detectará errores en correos electrónicos y textos en páginas web.

Las técnicas de AI también sirven para ayudar a personas con problemas en la vista. Facebook y la red social china Baidu han creado herramientas para interpretar y describir imágenes con la ayuda de AI.

El concepto de inteligencia artificial fue acuñado en 1956 en la Universidad de Dartmouth por el investigador John McCarthy y se entiende como la capacidad de sistemas de computadoras de procesar grandes cantidades de datos y crear reglas para su uso, llegar a conclusiones a partir de los datos disponibles y la capacidad de autocorrección.