Deloitte Costa Rica, Alejandra Arguedas, gerente Impuestos. 27 febrero
Esta es la ruta hacia el crecimiento.
Esta es la ruta hacia el crecimiento.

En los artículos anteriores desarrollamos los principales cambios que han venido afectando a los patrimonios familiares en los últimos años y las áreas de negocio que se han afectado más drásticamente.

Por ello, resulta esencial analizar en detalle cuáles son los elementos que los dueños de empresas y patrimonios familiares deberían identificar e implementar, para lograr dar un salto cualitativo, que les permita pasar del emprendimiento o negocio familiar a la empresa consolidada y con posibilidad de expansión.

Verificar y cuidar la salud de su negocio

Así como con el paso del tiempo las personas deben asegurar que su cuerpo se encuentra en buenas condiciones, también los negocios familiares necesitan revisar que sus principales órganos están en óptimo funcionamiento. De esta manera, resulta muy importante verificar que el negocio esté en pleno cumplimiento de las obligaciones que mantiene, sean estas tributarias, laborales, regulatorias o legales.

Esta buena práctica de mantenerse al día con todas las obligaciones es una forma de sostener e incluso aumentar el valor de su negocio, y de paso, ahorrar sanciones o procedimientos que podrían poner en peligro el crecimiento del negocio.

Un buen apoyo para este punto, es la asistencia continua, entendiendo por tal, el que la empresa familiar cuente con un recurso –interno o externo- que continuamente monitoree aquellos cambios que puedan tener alguna incidencia en las operaciones del negocio.

Esto le permitirá a la gerencia de la empresa tener la oportunidad de hacer los cambios necesarios para evitar impactos negativos en el crecimiento de la empresa.

¿La estructura de su empresa es la adecuada para avanzar en su proceso de crecimiento?

Es decir, en ocasiones los negocios familiares inician con estructuras administrativas muy sencillas, que solamente permiten un crecimiento muy controlado, y en algunos casos incluso, no hay una estructura definida. Sin embargo, si se desea potenciar el desarrollo de la empresa familiar es necesario contar con una estructura corporativa que sea lo suficientemente flexible para que pueda amoldarse a los cambios del entorno, sea este financiero, tributario o legal.

Cuanta mayor sea la capacidad de adaptación de los órganos de administración y decisión en la empresa familiar, mayores serán las posibilidades de crecimiento.

Tenga una visión de crecimiento clara

Tener claro a dónde se quiere llegar y cómo se quiere posicionar a la empresa en el mercado. Puede considerarse el inicio de la siguiente etapa de crecimiento de la empresa.

Muchas de ellas inician como un emprendimiento y en algunos casos, con un alto nivel de incertidumbre, pero conforme avanza el negocio esa incertidumbre va cediendo su lugar a la experiencia y ésto, en ocasiones, se mantiene por muchos años.

Sin embargo, podría suceder que al llegar a este punto las empresas caigan en un estancamiento porque no les permite ver nuevas oportunidades de crecimiento.

Por eso, es crucial establecer una estrategia de crecimiento y en algunos casos de diversificación del negocio familiar.

Esta estrategia debe partir de un objetivo y seguir con un proyecto de estructuración, que englobe áreas esenciales del negocio, como son: la financiera, legal, comercial, fiscal y de talento humano.

El engranaje de todas estas áreas, a través de un equipo que realice un adecuado seguimiento de cada una de las etapas del proyecto de expansión, permitirá lograr esa expansión que muchas empresas familiares anhelan.

Si su empresa está en esta etapa, tome en cuenta estas consideraciones y permita que ese proyecto de crecimiento o expansión sea una realidad, impulsando así, la continuidad y consolidación del patrimonio familiar.