Posverdades

Psicósis cibernética y manipulación de redes sociales

Es esencial siempre intentar identificar cuándo una discusión en redes sociales ocurre espontáneamente y cuándo realmente ha sido orquestada por alguien.

La tendencia a ver (o no ver) hechos según lo que mejor se ajuste a opiniones ya formadas y la manipulación del tráfico en redes sociales (para crear la falsa impresión de popularidad de ciertas ideas) parecieran estar generando una metafórica psicósis cibernética.

En términos generales, psicósis se refiere a trastornos en el sentido de la realidad en los que, entre otras cosas, se pueden ver y/o creer cosas que no existen o no se ven cosas que sí existen (debido a una pérdida en la capacidad de hacer asociaciones lógicas).

Ambos escenarios son cada vez más comunes en la forma en que muchas personas interpretan la información que consumen en redes sociales, como por ejemplo cuando ven campañas de desinformación o desprestigio que no existen pero no ven las que sí existen.

Campañas imaginadas

Un ejemplo del primer caso (ver cosas que no existen) ocurrió con el reciente nombramiento de una magistrada constitucional, el cual generó una discusión en redes sociales sobre aparentes afiliaciones religiosas ultra conservadoras.

Circularon comentarios a favor y en contra, y entre ellos se observaron algunas personas que atribuían las críticas a una supuesta campaña organizada contra la funcionaria.

Así, mientras la mayoría entiende que existen diferentes posiciones sobre el nombramiento debido al trasfondo ideológico sobre derechos y libertades fundamentales que va más allá de un nombramiento individual, otras personas ven conspiraciones donde no las hay.

Llegan a esas "conclusiones" sin analizar aspectos básicos, como si los mensajes exhiben las características típicas de las campañas organizadas.

Algunas de esas características son: Si la mayoría de mensajes son emitidos por cuentas anónimas, si usan las mismas frases y memes, si los repiten de manera desproporcionada, si hay una red de cuentas pre-organizadas para amplificar los mensajes, etc.

Campañas obvias

Irónicamente, están también quienes no ven las cosas que sí tienen al frente.

Un ejemplo de esto se hizo notorio en redes sociales el fin de semana pasado, con las protestas organizadas por grupos de mujeres en México en contra de los femicidios.

Los mensajes sobre las protestas empezaron a popularizarse con el hashtag #MexicoFeminicida, y pronto apareció el hashtag contrario, #EllasNoMeRepresentan, con mensajes de rechazo a las protestas.

Curiosamente, muchos de los mensajes anti-protestas consistían en expresar apoyo para el gobierno y/o el presidente, crear rumores como que las protestas supuestamente buscan hacer un golpe de Estado "blando", e instigar violencia contra las manifestantes.

Además, un análisis de prensa sobre el tráfico en redes sociales confirmó que los mensajes con el hashtag #EllasNoMeRepresentan se concentraron en torno a un grupo menor de cuentas que los promovieron insistentemente.

A su vez, el análisis mostró lo contrario sobre el hashtag #MexicoFeminicida: Este abarcó un amplio número de cuentas y creció a un ritmo consistente con patrones de tráfico orgánicos.

Pese a que en ese caso salta a la vista que se trata de una campaña organizada por simpatizantes o allegado del gobierno, mucha gente no se da cuenta.

Unos asumieron que los mensajes eran reflejo de las opiniones de usuarios reales y otros incluso pueden llegar a unirse a la campaña, compartiendo sus mensajes o usando el hashtag en sus propios comentarios. Esto último puede hacer más confuso identificar cuáles discusiones son genuinas y cuáles son campañas artificiales, dado que ambas pueden mezclarse en mayor o menor grado.

Psicósis informativa

Ver cosas donde no las hay y/o no ver las cosas que se tienen al frente a la hora de leer noticias y debates públicos genera un estado de desconexión con la realidad, una especie de psicósis informativa, que invalida precisamente el objetivo de informarse y facilita la manipulación de los ciudadanos en una democracia.

Los mecanismos de manipulación de tráfico en redes sociales son cada vez más elaborados y capaces de individualizar los mensajes según las creencias de cada persona. Por ello es esencial siempre intentar identificar cuándo una discusión en redes sociales ocurre espontáneamente y cuándo realmente ha sido orquestada por alguien.

Evidentemente no se puede esperar que las personas apliquen técnicas de análisis de tráfico o redes (que pueden ser relativamente complejas) cada vez que entran a alguna plataforma, pero sí pueden aprender a fijarse en algunas de las características comunes de campañas.

Estas incluyen cosas como si la mayoría de mensajes son emitidos por cuentas anónimas, si usan las mismas frases y memes, si los repiten de manera desproporcionada, si hay una red de cuentas pre-organizadas para amplificar los mensajes, etc.

También se requiere de no asumir cosas sin antes considerar otras opciones, como por ejemplo no asumir que las opiniones con las que se está en desacuerdo siempre son parte de alguna conspiración o, por el contrario, no asumir que una gran cantidad de mensajes realmente representan la opinión de una gran cantidad de personas.

No tomar estas precauciones es tan irresponsable como conectarse a la cuenta bancaria en Internet sin proteger la clave de acceso o leer el número de tarjeta en voz alta en un lugar público.

Hazel Feigenblatt

Hazel Feigenblatt

Periodista y consultora en gobierno abierto, está haciendo un Doctorado en Estudios de Periodismo en la Universidad de Maryland, fue Directora General en Global Integrity, en Washington DC, periodista de investigación de La Nación, y ha ganado el premio nacional de periodismo Jorge Vargas Gené en tres ocasiones.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.