Ivannia Varela. 9 febrero
Rocío Nieves sale a correr regularmente con su perra Nube. Foto: Rafael Pacheco
Rocío Nieves sale a correr regularmente con su perra Nube. Foto: Rafael Pacheco

Nube es una pastor alemán de cuatro años que tiene una condición física envidiable. Prácticamente todos los días sale a correr entre siete y diez kilómetros con su dueña Rocío Nieves.

Mas esta perra no adquirió tanta resistencia de la noche a la mañana, debió recibir todo un entrenamiento que le tomó varios meses.

¿Qué debemos tomar en cuenta si queremos que nuestros perros se ejerciten con nosotros, tal y como lo hace Nube? De este tema conversamos con el veterinario Alonso Mora de la veterinaria Moralva. Aquí la entrevista.

--¿Todas las razas son adecuadas para salir a correr o hacer largas caminatas?

No, hay algunas razas que no son aptas, como los braqueocefálicos o mejor dicho, los perros de nariz ñata. Entre ellos los bulldogs, el pug, el shar pei, el shih tzu, el maltés y otros parecidos.

“Estos tienen las fosas nasales muy estrechas y una telita en el paladar blando que cubre de forma anormal la epiglotis; por eso les falta el aire; no se pueden acelerar.

“Recordemos que los perros no sudan por la piel, eliminan el calor mediante el jadeo y si se sobrecalientan pueden sufrir mucho, tener un golpe de calor, presentar problemas cardíacos y hasta morir.

“Hay otras razas más indicadas para ejercitarnos con ellas, como los pastores alemanes, los labradores, los golden retriever, los dóberman y el weimaraner, entre otros.

En todos los casos, es mejor esperar a que ya el perro sea adolescente o adulto, no cachorrito, ya que un entrenamiento fuerte podría afectar su desarrollo.

“Eso sí, tampoco se trata de abusar. Todo perro necesita un entrenamiento, más allá de su raza”.

--¿En qué consiste ese entrenamiento?

Se debe respetar al perro siempre. No se puede hablar de tiempos, cada uno tendrá su propio ritmo.

“Primero se recomienda caminar cortas distancias para acostumbrar al animalito. Ya luego se puede poner a trotar.

“Recordemos que es poco a poco, como nosotros. No podemos pretender que un perrito sedentario o que no esté acostumbrado, de un pronto a otro salga a correr varios kilómetros.

“Otra cosa que debemos considerar es que ellos no son máquinas, tendrán días en que estarán más activos que otros, igual que las personas”.

La hidratación es muy importante. Foto: Rafael Pacheco
La hidratación es muy importante. Foto: Rafael Pacheco

--¿Cuáles cuidados básicos tenemos que considerar?

Lo primero, si ya se tomó la decisión, es llevar al perro al veterinario para que este profesional le realice un chequeo completo. El médico le revisará su corazón, sus fosas nasales, descartará problemas ortopédicos, verá cómo están las almohadillas, etcétera.

“El dueño también debe tomar previsiones. Por ejemplo, si el perro es muy blanco (tiene poco pigmento) lo mejor es utilizar bloqueador solar pues ellos también pueden sufrir por los rayos ultravioleta. Por eso, se debe evitar sacarlos de 10 a. m. a 3 p. m.

“La hidratación es algo que no puede dejarse de lado. El animal requiere tomar agua con regularidad; más si uno nota que está jadeando demasiado.

“Se aconseja llevarle un confite o un poquito de miel de abeja, para darle si se muestra débil o agotado. Los chocolates están prohibidos porque pueden dañarlos.

“Pregunte en las tiendas de mascota o veterinarias qué correa es la indicada. No es la misma de siempre, debe ser más flexible.

“La alimentación en los perros deportistas también debe ser especial. El veterinario le dará buenos consejos al respecto.

“Es fundamental observar muy bien el comportamiento de la mascota y parar o disminuir la intensidad ante cualquier señal de cansancio. Así se evitarán complicaciones como un colapso, un golpe de calor o un paro cardíaco.

"La idea es disfrutar con nuestro amigo, no llevarlo a extremos”.