Hablemos de trail

Felipe Guardia: La meta del ultramaratonista está en uno mismo

Correr nos acerca a personas increíbles. Los corredores de larga distancia somos una especie muy rara, unos bichos raros y salvajes

A inicios del 2020 cuando todos usábamos el #Quédateencasa como campaña para evitar más contagios, un grupo de atletas decidió ayudar a los que no podían quedarse en casa.

Así conocí a Felipe Guardia y a Ariel Mora, quienes me acompañaron durante una de mis etapas más tristes de corredora (la lesión). Ellos han estado presentes en mi vida desde que inició la pandemia, hemos hablado mucho por chat; pero nos hemos visto solo un par de veces.

Esta vez quiero escribir sobre Felipe, o Feli como me permite llamarlo.

Desde que lo conocí me pareció una persona muy humilde, amable y accesible. Empezamos a seguirnos en redes sociales y confirmé mi primera impresión: ultramaratonista, padre de dos pequeñas y esposo.

La verdad, lo confieso, yo sabía que Feli había participado en competencias importantes, pero nunca me detuve a preguntarle dónde, cuándo o por qué.

Durante el 2020 lo vi correr dos ultras (dos que yo me enterara porque él corre, pero no lo anuncia, solo corre), algunas veces me ha hablado de retirarse; pero no le creo.

Correr, para mi amigo, ya no es ganar medallas ni hacer podios. Felipe usa esto como una herramienta para motivar a las personas a seguir y no quedarse, es una estrategia para ayudar porque como él dice: el ser humano por naturaleza, quiere ayudar, la solidaridad es algo innato; solo que muchos no sabemos cómo empezar. Cuando Felipe corre esa chispa se enciende.

Una vez le pregunté que cómo hacía para completar las ultras y me contestó que uno puede tener el mejor entrenamiento y estar físicamente fuerte, pero podría no completar una carrera. ¿Por qué? porque no ha entrenado la mente, el alma, la motivación; esa es la llave, el secreto.

Estoy convencida de que cuando uno conoce a alguien corriendo y permanecen juntos durante kilómetros se crea un vínculo muy fuerte. Mantienen el ritmo, avanzan y se jalan.

Felipe y yo nunca hemos corrido juntos (lo intenté una vez pero no pude mantener el ritmo); sin embargo, cuando hablamos, hablamos de correr, de lo simple que es atrapar la felicidad y de no complicarse, de seguir un plan para alcanzar objetivos, de correr una maratón o de lograr un negocio exitoso; es como tomar a Murakami como referencia: correr solo es una metáfora de la vida.

Correr nos acerca a personas increíbles. Los corredores de larga distancia somos una especie muy rara, unos bichos raros y salvajes

Rocío Nieves

Rocío Nieves

Gestora de redes sociales y plataformas digitales. Estudió Literatura con énfasis en Edición en Perú, su país de origen.